Qué malos son los sindicatos, qué buena es Aguirre

Hoy tenemos polémica por un libro de texto que ensalza a Esperanza Aguirre. La cosa es que hay que defender la libertad de cátedra, y la de los autores de los libros para escribir lo que les parezca, pero también hay que decir, para mantener vivo el derecho a recibir una educación y una información veraz, que hay cosas que son… En fin, que cada uno saque sus propias conclusiones. El caso es que me ha recordado algo que tenía por ahí guardado. Un libro de texto de Economía para Bachillerato que contiene estas perlas.

Al explicar a los chavales el papel de los sindicatos, les dicen que sus estrategias para conseguir incrementos salariales y mejora de sus condiciones son:

—”Limitación de la oferta de trabajo. Reducir el número de inmigrantes, retrasar la entrada en el mercado de trabajo o adelantar la jubilación son algunas medidas con las que los sindicatos tratan de reducir el número de personas dispuestas a trabajar, con objeto de que suban los salarios de sus afiliados. Por ejemplo, recientemente en España la escolarización obligatoria se elevó desde los 14 a los 16 años”.

Aquí tenemos a una conocida editorial, McGraw-Hill, dando cancha a que el autor, Anxo Penalonga Sweers, y tenemos también a un inteligentísimo profesor que lo ha elegido como manual para sus alumnos, contando ni más ni menos que elevar la edad de la enseñanza obligatoria a los 16 años es una estrategia ¡para subir los salarios de los trabajadores evitando la competencia en el mercado laboral!

Los ojos como platos se me quedan al leer que los sindicatos se dedican a reducir el número de inmigrantes. ¿Desde cuando? ¿Qué noticias lee este hombre? Que busquen retrasar la entrada en el mercado de trabajo y, más aún, que sea para promover una escasez de trabajadores… Que sean los sindicatos los padres de la ampliación de la edad de la enseñanza obligatoria no sé de dónde lo saca.

La cosa sigue diciendo que el Salario Mínimo Interprofesional es muy malo porque restringe también la oferta de trabajo, porque habría gente dispuesta a cobrar, que digo yo, 300 euros al mes. Hay más, añade que habría personas dispuestas a trabajar por menos del SMI “hasta demostrar su valía”.

Podría nuestro querido Anxo defender, a la vista de lo anterior, que la jornada de ocho horas está muy mal, como los profetas que cuando se implantó dijeron que iba a ser un desastre, cuando sin embargo desde entonces la productividad no ha hecho más que subir… También podría defender la vuelta de la esclavitud, porque a esos pobres miserables que viven en la total precariedad se les está privando de un amo que los cuide, aunque sea a cambio de dejarse azotar de cuando en cuando.

Por último, nuestro querido señor Penalonga nos manda otro estupendo mensaje. La negociación colectiva tiene otra cosita muy mala. Que subir los sueldos y que esto repercuta en el precio de los productos de esa empresa puede “ocasionar la pérdida de los puestos de trabajo que, en principio, se trataba de salvaguardar”.

No sigo, pero sólo quiero añadir que la introducción de la asignatura de Economía en el currículo académico preuniversitario me pareció un gran avance. Pero así, así sí que no. Y ojo, que ahora quieren poner educación financiera. A ver lo que dice el amigo Anxo y sus correligionarios.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *