Pedro Sánchez, el pseudoresucitado

En la sociedad española es habitual que un equipo/jugador del deporte que sea pase en una semana de ser el mejor del mundo al peor del mundo y lo mismo sucede con cualquier persona en general. Tras la victoria de Pedro Sánchez en las primarias se le ha denominado como el resucitado o incluso como el renacido. Fue Santo Tomás quien dijo que sólo si introducía sus dedos en el costado de la herida, creería que ha resucitado. Y, para hablar con propiedad que Pedro Sánchez ha resucitado habrá que esperar, ver y comprobar cuántos votantes no militantes  introducen la papeleta del PSOE en el sobre de las elecciones generales y así mismo no en el costado sino en el mismo centro de las urnas. Sólo cuando esto suceda podrá hablarse con propiedad del resucitado y de todo lo que se quiera; pero, mientras ese día no llegue,  lo único que Pedro Sánchez es, todo lo más, un seudoprofeta porque tras dos derrotas electorales  y su dimisión resulta excesivo hablar de profeta e inaudito de resucitado o renacido. ¿Qué ha hecho Pedro Sánchez desde el octubre rojo? Lo único que ha hecho es el viaje del picnic y no mucho más. Susana Sumelzo , en una entrevista realizada tras las primarias, señaló que estos meses ” habían sido muy duros comiendo bocadillos y visitando agrupaciones”. Una cosa es enredar con quienes puedes tener un contacto directo ( agrupaciones y militantes) y algo muy distinto es convencer a las personas indeterminadas ( votantes no militantes). Precisamente, por esta razón, los redactores ( con un 99% de unanimidad, siempre hay alguien que le gusta dar la nota) de nuestra fructífera Constitución de 1978 archilimitaron las consultas refrendarias y de sus conocimientos deberían aprender otros.

El tema catalán es muy sencillo. Los no menos sabios jurisconsultos romanos recogieron la experiencia en el brocardo latino ” In claris, non fit  interpretatio” ( en los asuntos claros/evidentes, y nuestra Constitución no deja dudas al respecto en el tema de la soberanía, la interpretación es innecesaria). La primera vez que Pedro Sánchez acudió a la sede de Ferraz tras las primarias, se le preguntó si había traído hilo y aguja de coser  pero no es esta operación de unión ad intra la que debe realizar porque ésta emergerá por sí sola si se lleva a cabo aquella otra  operación ad extra de dejar de bailar el agua al son que toque Podemos  ni de acompañarles en ninguna nota musical (léase, votaciones parlamentarias) porque para dar la nota (bochornosa) se basta y se sobra Pablo Iglesias (solo o acompañado de Gabriel Rufián) con sus demagogias de juglar fantasioso.

Para que Pedro Sánchez ascienda a la categoría de resucitado o de renacido deberá seguir en todo momento (no sólo el puntual apoyo que ayer realizó con su llamada a Mariano Rajoy en defensa de la Constitución en el tema catalán) la estela y la luz de nuestra Constitución y apartarse de las tinieblas de Podemos para lo que necesitará no aguja e hilo de coser sino un limpiaparabrisas que no le empañe la visión en su nuevo viaje.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

Current day month ye@r *