Holden Caulfield

Ya he contado en este blog que he emigrado, que ahora vivo en Italia, donde sigue ejerciendo el periodismo. Pero no he dicho por qué, porque no me gusta hablar de mí y porque hasta ahora no había ninguna necesidad de hacerlo. Ahora, sin embargo, puedo contar algunos detalles.

Hace veinte años el novelista Alessandro Baricco fundó una escuela de escritura en su ciudad natal, Turín, por la que han pasado algunos de los mejores narradores italianos de los últimos tiempos. Se llama Scuola Holden en honor del personaje protagonista de El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger, ese joven inconformista que no se adaptaba en ninguna institución educativa y clamaba por un colegio en el que pudieras tomar un café con un enseñante para discutir de todos aquellos temas que jamás se tratan en un aula.

Hace tres años Baricco y los profesionales didácticos de esta institución decidieron ampliar la frontera y con la colaboración del ayuntamiento de la ciudad (e inversiones privadas) han reconvertido un antiguo arsenal en una escuela de Storytelling y Performing arts, que en cristiano significa “Narración y Artes Escénicas”. Y no solo eso, sino que después de un prueba de selección, me escogieron junto a un centenar de jóvenes -mayoritariamente italianos- para estudiar un bienio en una de sus especialidades. En concreto, en la de cine, que aquí llaman Filmmaking porque son unos apasionados de los anglicismos.

No puedo saber cómo terminará esta historia, pero en el proceso tengan por seguro que contará aquí todas aquellas aventuras que considere relevantes.

Tweet
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

Current day month ye@r *