El rey se pone su sueldo, ¿o no?

La Casa Real ha adelantado algunos detalles sobre sus cuentas para este año, como que reducirá los gastos de protocolo y los sueldos de los altos cargos. Pero desde que el año pasado se decidiera a revelar algunos detalles desglosados de sus cuentas, entre ellos el sueldo del rey, quedaba por ver si los siguientes Presupuestos Generales del Estado (que acaban de iniciar su tramitación parlamentaria) iban a hacer público este desglose. No ha sido así. ¿Por qué?

Zarzuela, como el año pasado, desmenuzará sus cuentas para subirlas a su página web oficial. Pero continúa con la interpretación de que, como la Constitución dice que el rey dispondrá libremente del Presupuesto de la Casa Real, no está obligada a hacer público el desglose. Así que si los publica, es porque el rey quiere. Y publica lo que quiere. Y lo hace en su web, no en los Presupuestos Generales del Estado, que siguen ofreciendo sólo la cantidad total.

Parece una cuestión formal, pero tiene su miga. La información que aparece en la web no se presenta como suele hacerse en unos presupuestos públicos. La única vez que se hizo así, como publicó Tiempo, fue en la lejana fecha de 1979, aunque no se conocieron los números concretos de estas cuentas hasta que esta revista los publicó el pasado año, cuando la Casa Real anunció que informaría de algunos detalles de su presupuesto.

Así que la Casa Real subió el pasado mes de diciembre a su página web una explicación del origen del reparto de gastos dentro de su presupuesto y de cómo ha evolucionado el sueldo del rey. En esta evolución tiene mucho que ver, según la Casa Real, la cantidad que se estableció como sueldo del monarca en 1979 y el porcentaje que suponía sobre el total de su prespuesto. Por eso, también, eran importantes los datos que sacó a la luz esta revista antes de que la Casa Real diera a conocer el sueldo del rey en 2011. Tras la aprobación de la Constitución, Zarzuela preguntó a la Dirección General de Tributos qué debía declarar el rey en los años siguientes como ingresos en el IRPF. Y la dirección general de tributos decidió “en respuesta a una consulta vinculante” realizada por la Casa Real, que esta cantidad debía ser el mismo porcentaje (aproximadamente el 6%) que suponía el sueldo del rey sobre el total del presupuesto de Zarzuela. Luego las cosas cambiaron con el crecimiento de la estructura de la Casa Real, y Hacienda “determinó” que el sueldo del rey iría subiendo igual que el que se aplicara a los altos cargos del sector público.

¿Así que fue la Dirección General de Tributos la que le puso el sueldo al rey? Por otro lado, aunque la web de la Casa Real no dice cómo nacieron las retribuciones del príncipe Felipe, la Reina y las infantas, que en 1979 no existían, Zarzuela informó, por ejemplo, que la del príncipe la decidió el rey. Es una cantidad que supone la mitad que la del monarca. Nada se ha explicado sobre si esta vez intervino la Dirección General de Tributos o alguna instancia de la Administración o el Gobierno.

Si seguimos con las curiosidades, es la prensa, en los desayunos informativos que ofrece la Casa Real, la que puede preguntar sobre algún extremo de estos Presupuestos de Zarzuela, pero no los diputados en el Congreso. ¿No queda un poco raro?

El meollo de la cuestión está en que, según cuentan quienes han tratado de este tipo de cosas con Zarzuela, los reyes son reacios a que el Estado o las leyes se metan en sus cosas. ¿Cuáles son sus cosas? Esa es la cuestión: dónde se encuentra la línea. Ahora, a raíz del caso Urdangarin, ha cobrado más fuerza que nunca la idea de la posibilidad de regularlo con un Estatuto de la Casa Real. El Gobierno baraja esta posibilidad, como ha publicado Tiempo. Y otras noticias han incidido en el mismo punto. Cuando se aprobó la ley de transparencia, el Gobierno argumentó que no se aplicaría a la Casa Real porque no es Administración Pública. El mismo argumento sirvió para explicar por qué la rebaja de su dotación no está en la línea de la que sufren los ministerios. Del mismo modo, es la Casa Real, y no la ley, la que decide no hacer uso del 2% de la cantidad que le asignaron los Presupuestos Generales del Estado en 2010 en consonancia con las medidas extraordinarias de reducción del déficit que se tomaron para toda la Administración del Estado en un Real Decreto. Pero, si no es administracion pública, ¿Por qué se le aplican tantas normas relativas a estas, como la ley de contratos, por poner un caso?

Así que si, por ejemplo, el rey decidió subirse su sueldo bajo el amparo de una respuesta vinculante de Hacienda, pero por otra parte no se aplica la ley de transparencia ¿cómo se definirá el monarca sobre una norma del calado de un Estatuto Real?

Esta entrada fue publicada en Preguntar no es ofender, Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *