El llamado “problema Catalán”

Lo que estamos viendo y sufriendo estos días a través de los medios de comunicación unos, y otros en el mismo lugar de los hechos, es una realidad social que tiene un trasfondo psicosociopatológico evidente y nada novedoso, se llama populismo.

En Cataluña han proliferado desde hace años y por diversas razones, que no es momento ni lugar de analizar, una serie de líderes populistas que han tenido la habilidad de conseguir que una parte de la población sea transformada en el llamado “enemigo interno”, y que, esencialmente, son todos aquellos catalanes o no, que no piensan como ellos ni asumen disciplinadamente sus postulados populistas-independentistas.images

Pero a ese enemigo interno construido según los intereses populistas dominantes, le hace falta otro enemigo, el llamado enemigo externo, también hecho artificialmente y compuesto básicamente por la llamada sociedad española que es quien les roba; las multinacionales “sin alma” que buscan exclusivamente el interés de sus accionistas; los empresarios “apátridas” preocupados solo por incrementar su patrimonio; los intelectuales indígenas o foráneos siempre que sean críticos y discrepantes con sus postulados  y, por supuesto, los medios de comunicación social que aunque relaten lo que ven y opinen libremente, van a ser considerados perversos y a constituir todos ellos lo que los populistas-independentistas llaman el Antipueblo.

Es decir, ya tenemos una consecuencia psicosociopatología que nos puede explicar en parte el trasfondo de lo que está ocurriendo en Cataluña por el momento pero que puede extenderse sino se le pone remedio.

Por un lado, estaría el Pueblo, esto es, aquellos a quienes los líderes populistas, (sujetos con trastornos de la personalidad, cuando no con auténticos delirios de grandeza), les han dado la titularidad exclusiva de la catalanidad. Por el otro lado, estaría el Antipueblo (variado, heterogéneo y silencioso), que no quiere independizarse y que está en profundo desacuerdo con el nacimiento de una nueva nación, y mucho menos, de una nueva raza.

Los líderes populistas utilizando tergiversaciones de la historia, soflamas y arengas han estado durante mucho tiempo marcando las diferencias (en su mayor parte inventadas) y a la vez, y eso si es grave, inyectando odio, animadversión y construyendo un enemigo irreal, pero al que tarde o temprano habrá que combatir y, a ser posible, destruir.

En resumen, vemos como por un lado estaría el Pueblo que es el que acumula todas las virtudes y que además nunca se equivoca, que sabe siempre lo que le conviene y que elige “libremente” lo mejor. Por el otro, estaría el Antipueblo que almacena todos los defectos y maldades, y que es el que impide al Pueblo que este consiga vivir en libertad ejerciendo todo tipo de presiones para someterlo y “vampirizarlo emocionalmente”.

Una vez establecida esta dicotomía el siguiente objetivo de los líderes populistas será por un lado, inocular animadversión en el Pueblo contra el Antipueblo, y además conseguir que el Pueblo llegue a “enamorarse” de los líderes populistas (independentistas radicales) para que les “perdone” todo lo que han hecho, o incluso lo que tendrán que hacer, (manipulación, corrupción, cambios constitucionales ilegales, desobediencia a la justicia, salirse de las reglas democráticas etc.), para llegar al objetivo final: la independencia del estado opresor.

Por supuesto, todo lo que vaya mal y todo lo que no confluya con los criterios doctrinales e ideológicos de los líderes populistas será culpa del Antipueblo, cuyo interés esencial es seguir oprimiendo y “vampirizando” los esfuerzos y las voluntades del Pueblo.

Toda esta ingente tarea obviamente no se puede conseguir en unos días, ni tampoco en unos meses, ni siquiera en unos cuantos años. Es necesario que las ideas independentistas y segregacionistas que se han inyectado se refuercen con un adoctrinamiento intensivo constante, sobre todo a través de un sistema educativo encargado fundamental de recoger y transmitir las ideas claves, que, posteriormente serán reforzadas a través de los medios de comunicación adecuados y leales, las redes sociales preparadas para ello, e, incluso, hasta líderes religiosos afines a la causa. El Pueblo está convencido de que piensa libremente y es incapaz de percibir la manipulación cerebral que se está ejerciendo sobre él.

La última fase del lavado cerebral se produce cuando los líderes populistas “venden” al Pueblo soberano, ese que nunca se equivoca, la idea de que ellos, sus líderes, solo pretenden satisfacer las necesidades sociales del pueblo y que son ellos, los líderes, quienes tienen la solución y la cura de todos los problemas sociales, que ha creado el Antipueblo.

En esta fase lo que se produce es una multiplicación del gasto social de una forma estrepitosa; se incrementan los subsidios a aquellos que son afines; se dan dadivas a los más comprometidos, y se reparten todo tipo de prebendas para que la inoculación de sus ideas sea cada vez más intensa se anclen en el cerebro emocional, siendo el cerebro racional o neocortex incapaz de analizar.

Obviamente esos despropósitos económicos y el sectarismo que los regula, provocaran necesariamente a un aumento de impuestos, lo que a su vez aumentara la inflación y la deuda pública. el Pueblo indefectiblemente será más pobre, pero entonces las culpas recaerán sobre el Antipueblo (enemigos internos y enemigos externos) que a su vez habían sido “inventados” o “recreados” por los líderes populistas.

Como podemos deducir de todo lo dicho, las circunstancias del llamado hecho diferencial catalán son mucho más complejas que un simple correlato emocional identitario. Por eso aplicar solo medidas coactivas, es como tener un proceso infeccioso y pretender su curación bajando exclusivamente la fiebre, sin atacar a los gérmenes que lo están producido. El enfermo mejorará y estará incluso más cómodo, pero si no se aplica un tratamiento etiológico-causal (antibióticos, aumentar su inmunidad, hidratarlo adecuadamente, etc.), llegará a morirse, aunque eso sí, la muerte se producirá sin tener una décima de fiebre.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *