Esto va demasiado revuelto, ¿hasta el 2-O?

Joaquim Gay de Montellá, presidente de Foment, afirma que “tendremos que esperar hasta el 2-O, pero seguro que entonces la situación cambiará” (El Economista). En Madrid, la Audiencia Nacional salva a Fernández Ordóñez del banquillo de Bankia -voto particular durísimo en contra-, pero no a Deloitte, la auditora que preside Fernando Ruíz. Daniel Navía, secretario de Estado de Energía habla con analistas internacionales y las eléctricas sufren en Bolsa. Pudo ser error y nadie quiere señalar, pero los grandes del kilowatio fuman en pipa. Álvaro Nadal, ministro de Energía, tiene sus propios planes. Los salarios caen un 0,1% en el segundo trimestre y el diferencial de inflación con la UE sube al 0,5%. Pérdida de competitividad. Presagio de nubarrones.

-”¿Esto no va demasiado revuelto?”, pregunta una voz anónima en Madera de Boj, la última gran novela de Camilo José Cela. En Madrid, el día 13, Juan Rosell, presidente de la CEOE, intentó zanjar la posición de la patronal sobre Cataluña con una “notita”, ambigua según miembros de la Junta Directiva. Juan Lazcano, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción, llevó la voz cantante para que la organización fuera más contundente. Algo logró. “Rosell quiere quedar bien con todos, ese es el problema”, afirma un ex-dirigente empresarial catalán. Las explicaciones posteriores del jefe de la CEOE, “hay espacio entre sumisión total e independencia”, dejaron “confundido” a Javier Vega de Seone, presidente del Círculo de Empresarios.

-”Usted dirá lo que quiera, pero a mí se me hace que esto va muy revuelto, demasiado”, insiste la voz en Madera de Boj. Los segundos de Rosell, el vasco Antonio Garamendi y el madrileño Juan Pablo Lázaro, aspiran a sucederle al término de su mandato, al final de 2018. Hubieran sido más contundentes, pero cuidan al jefe, aunque endurecieron con sus declaraciones la nota oficial de la CEOE. El Gobierno de Rajoy está convencido de que Cataluña camina hacia un Govern de extrema izquierda radical y sugiere que los empresarios catalanes quizá se han desentendido durante mucho tiempo. En la Moncloa, y en Madrid y al sur del Ebro y al oeste del Cinca, hay bastantes que opinan los empresarios catalanes no independentistas esperan, sin embargo, obtener réditos de la salida del “procés”. “La gente debería acostumbrarse a oír opiniones distintas a las suyas”, decía Ian McEvan en este diario.. Standard & Poor’s baraja subir la solvencia del Reino de España y devolverle la “A” perdida en época de Zapatero, pero el 1-O lo deja todo en el aire. Siempre habrá algún independentista que lo celebre, pero también beneficiaría a Cataluña. Mientras, en España apenas hay 2,2 afiliados a la Seguridad Social por pensionista y en Madrid, desde 2014, han surgido 4.912 inmobiliarias nuevas. Burbuja a la vista.

-”¿De verdad que no cree usted que esto va algo revuelto?” vuelve a insistir el personaje anónimo en la novela de Cela.

-”¿Como la vida misma?, pero esto procuro no decirlo”, replica el narrador. ¿Hasta el 2-0?, como dice Gay de Montellá. Después puede seguir igual.

(Una versión de este artículo se ha publicado en El Periódico de Catalunya)

Acerca de Jesús Rivases

Jesús Rivasés, director del semanario 'Tiempo'.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *