La penúltima carga del penúltimo liberal

El economista y profesor argentino-español Carlos Rodríguez Braun enarbola con entusiasmo y sin desfallecer un ápice la que algunos consideran penúltima bandera liberal, en un mundo desarrollado que en los últimos tiempos parece abjurar de los decenios de prosperidad generados por políticas y corrientes con mayor o menor anclaje liberal, para precipitarse hacia el “pluto-populismo” de Donald Trump, el conservadurismo-populista de Theresa May o la radicalización de la socialdemocracia de la última parte del siglo XX y principios del XXI, acosada por el populismo-leninismo-digital.

El profesor Rodríguez Braun, como si fuera el trasunto moderno de uno de los jinetes de la mitificada Brigada de Caballería Ligera conducida por lord Cardigan al desastre en la batalla de Balaclava (1854), en la guerra de Crimea, encabeza y dirige su propia y penúltima -por ahora- carga liberal frente a las tropas intervencionistas de todos los partidos, como diría su admirado Hayek, con un nuevo libro “Diez Ensayos Liberales II”, que reúne, como su propio título indica otros tantos ensayos y conferencias del autor, así como una serie de “piezas breves”, en algunos casos más sugerentes incluso que los textos más extensos.

El autor aborda cuestiones diferentes, unas más actuales que otras, pero todas sugerentes, desde el nuevo populismo iberoamericano, hasta su buceos en busca del pensamiento económico, con ribetes liberales, en la obra de Cervantes y Shakespeare, dos textos que sorprenderán a la mayoría de los lectores. No se olvida de cómo abordan los best-seller la economía y, para ello, utiliza la obra “Una fortuna peligrosa, de Ken Follet” y, por supuesto, el libro incluye la crítica del profesor a Thomas Piketty, el famoso autor de el nuevo “Capital”, ahora cada vez menos recordado.

Por último, el libro en sus “piezas breves”, incluye una serie de prólogos de lectura obligatoria de libros, nuevos o reediciones. En tiempos complicados para el liberalismo, destaca la introducción que hace Rodríguez Braun al libro de Vicente Alejandro Guillamón, liberalismo cristiano, obra tan importante como infrecuente para entender las complicadas -y generalmente basadas en equívocos cuando no en ignorancia- entre el cristianismo y el liberalismo, particularmente en países de tradición católica. Rodríguez Braun reflexiona sobre las peripecias y errores dDe juventud del liberalismo que lo pudieron enfrentar a la Iglesia oficial para alinearse con el autor en la tesis de que “no existe una contradicción insalvable entre la fe y el liberalismo”, algo que como también dice “gustará a los católicos liberales”, pero que sin duda no compartirá otro argentino, el papa Francisco, cuyas palabras sirven con frecuencia como munición a los radicales más intervencionistas, como los de Podemos.

Rodríguez Braun recela de la posibilidad de que es “posible domesticar y someter al Estado a los derechos inalienables de los individuos”. Cree que el Estado, para crecer, se ha apoyado en la idea de que “de manera benéfica extiende derechos, eludiendo las obligaciones y los costes de todo tipo que esta estrategia acarrea”. Sin embargo, a pesar de la pose pesimista, es todo un superviviente de las innumerables cabalgadas -derrotas incluidas- de la brigada liberal y, por eso, estos “Diez ensayos liberales II”, son simplemente su penúltima carga, por ahora.

Twitter: @jesus_rivases

Acerca de Jesús Rivases

Jesús Rivasés, director del semanario 'Tiempo'.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *