ZP, los deberes pendientes

Zapatero, por fin, ha dicho que se va. Sin embargo, todavía se queda un año. Largo me lo fiáis. Todo indica que ha dudado hasta el final. También que ha anunciado su retirada por la presión de sus propias filas. Es decir, como le ocurrió en su día a Margaret Thatcher, le han empujado sus propios correligionarios. Algunos se lo deben casi todo a Zapatero, pero la política es así de cruel, sobre todo cuando para demasiados se ha convertido en profesión, en casi la única forma de ganarse la vida. Los socialistas le han enseñado a Zapatero el camino de la retirada y él ha entendido que no debía resistir más. Podía haberlo hecho, pero quizá se le amontonaban los problemas y, además, tal vez quería evitar que las elecciones del 22-M se convirtieran en un plebiscito sobre su figura, justo cuando el país está al borde de los cinco millones de parados, los tipos de interés van a subir y, además, encima de la mesa están unos papeles de ETA –las actas elaboradas por la banda de las negociaciones con el Gobierno- que tampoco lo dejan en le mejor de los lugares, aunque es explicable todo lo que intentó el líder del PSOE.

La decisión de Zapatero, que supone también el fin del zapaterismo, tiene bastante trastienda y deja muchas incógnitas en el aire. Es difícil, casi imposible, que José Luis Rodríguez Zapatero sea recordado como un gran presidente del Gobierno. Sin embargo, para el juicio de la historia –y también para el futuro de España- será decisivo lo que haga en el año que le queda de mandato. “Vamos a hacer campaña explicando por qué hemos salido de la crisis” fueron sus palabras, en vísperas del anuncio de su retirada, a varios medios de comunicación, uno español y el resto europeos. Sin embargo, y él lo sabe, España todavía está lejos de haber salido de la crisis. Esa es la gran asignatura pendiente que le queda al inquilino de la Moncloa el resto de su mandato. También su gran responsabilidad. Zapatero, sin duda, ha elegido lo que creía que era mejor para el PSOE y quizá también para él. Le queda, sin embargo, rematar la faena y, aplicar, a partir de ahora, la política, sobre todo económica, que más le convenga a España. “La intervención de la economía española está descartada al 100%”, dijo también en vísperas de su anuncio de retirada. Se trata, como tantas veces en el presidente, de una afirmación demasiado aventurada. La posición y sobre todo la percepción de España en los mercados ha mejorado, pero todavía hay que consolidarla y esa consolidación está unida, de forma inseparable, a que siga adelante el proceso de reformas iniciadas –aunque tarde- por el Gobierno. Son reformas que al presidente y a los socialistas no les gustan, pero también son inevitables. La alternativa a no aplicarlas es, en primer lugar, la intervención y, más adelante un ajuste todavía más duro. No existe otro camino. Zapatero, en los últimos tiempos, aunque fuera a regañadientes, parecía haberlo entendido. Ahora tiene la oportunidad de demostrarlo. Se ha quitado mucha de la presión que tenía encima, pero tiene pendiente rematar la faena, que consiste en seguir por el camino iniciado. Si ahora, aliviado de muchas presiones, se olvida –quizá por comodidad y por convencimiento- de hacer los deberes que todavía tiene pendientes dejará a sus sucesores un país lanzado hacia el desastre. La historia, sin duda, también le juzgará por lo que haga en lo que le queda de mandato. Tendrá otras presiones, pero la decisión depende solo de él y su pasado, reciente y remoto, no garantiza qué es lo que hará.


La otra crónica del director

Acerca de Jesús Rivases

Jesús Rivasés, director del semanario 'Tiempo'.
Esta entrada fue publicada en La otra crónica del director y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *