La moral de Zapatero

El presidente Zapatero ha recuperado la moral. Ha sido tras reunirse los con los jefes de 45 de las principales empresas del país, bancos incluidos, por supuesto. “La reunión me da moral”, fueron las palabras exactas del presidente que, de alguna manera, parece haber sucumbido a los encantos del mundo de la gran empresa. El inquilino de la Moncloa, está doblemente contento, porque también escuchó lo que deseaba, que siguiera en su puesto y que no adelantara las elecciones, previstas en principio para marzo de 2012. Y además se lo dijo un banquero, nada menos que Emiliio Botín, presidente del Santander, sí, uno de los principales bancos del mundo. No fue el único, pero hubiera bastado que solo lo dijera Botín y en público para que fuera suficiente para Zapatero. El líder del PSOE, agobiado por casi todo y por casi todos en los últimos tiempos, ya tiene el certificado que, para él, le legitima para seguir al frente del Gobierno casi un año más. Y como también le pidieron que aplazara los asuntos sucesorios, cuando llegue el momento, ya se verá. A cambio, Botín y algunos de los asistentes a la reunión en la Moncloa le pidieron que siguiera adelante con las reformas en las que se ha embarcado el Gobierno y que, en líneas generales, existen coincidencia en que van bien encaminadas, aunque algunas progresan a un ritmo casi tan lento que parece que no lo hagan. Son reformas, sobre todo la del mercado de trabajo y en menor medida la del sistema financiero –las cajas- que le han costado y le cuestan mucho al presidente pero que, aunque solo sea por la supervivencia del país, parece convencido a impulsar, aunque con condiciones. También tiene pendiente el debate sobre el futuro del sistema energético español. Zapatero estaba decidido a transigir, como mal menor, con la energía nuclear. Ahora, sin embargo, lo más probable es que haya un parón de años.

Zapatero, pues, con moral reforzada seguirá. El debate sucesorio no está zanjado, pero sí queda aplazado y también parece descartable cualquier adelanto electoral. El presidente, a pesar de todo, confía en una cierta recuperación en el segundo semestre. Él es uno de los pocos que cree que la victoria del PP no es inevitable. Siempre lo ha dicho y, ahora, su entorno, con el impulso del aliento bancario-empresarial, tomará aire. Los socialistas, desde la época de Felipe González, siempre tuvieron una extraña fascinación por el mundo de las finanzas, la empresa y los negocios. Zapatero y los suyos no son muy diferentes en este aspecto. Sí, han tardado más en flaquear ante los poderosos, pero al fina, de alguna manera, también lo han hecho. Nadie se fía, sin embargo, de que Zapatero sea sincero con los banqueros y empresarios. Es un profesional de la política y también de la estrategia a corto plazo. Pero el presidente no es inmune y los árboles pueden incluso ocultarle el bosque. Los 45 banqueros y empresarios que se reunieron con él el sábado 26 de marzo en la Moncloa están tan alejados de la mayoría de los ciudadanos como los líderes sindicales Cándido Méndez y Fernández Toxo, aunque esto últimos en teoría –solo en teoría- hablen en nombre de los trabajadores. Zapatero hace bien al escuchar a todos, pero empresarios y sindicalistas exponen sus propias realidades, que no tienen por qué la de los votantes, que es la que de verdad interesa a Zapatero. Y no está muy claro que el electorado del PSOE esté satisfecho de que el presidente del Gobierno coja moral por reunirse con unos banqueros y empresarios que le halagan, pero que tampoco es muy probable que vayan a votarle. ¿O quizá sí? Nunca se sabe.


La otra crónica del director

Acerca de Jesús Rivases

Jesús Rivasés, director del semanario 'Tiempo'.
Esta entrada fue publicada en La otra crónica del director y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *