¿Qué me dicen los japoneses sobre España?

Me dicen de todo, cosas buenas, cosas que no entienden, cosas que no comparten, cosas que ellos también quieren disfrutar, cosas malas… Me dicen que han visitado Barcelona y Valencia, hay quien me habla de Sevilla, Granada y Córdoba, pero pocos son los que se refieren a la capital. Me dicen que admiran a Gaudí y se muestran expectantes por la finalización de las obras de la Sagrada Familia porque quieren contemplarla in situ. Me dicen que por qué nos tiramos tomates, me preguntan si hacen daño dando por hecho que yo y todos los españoles hemos participado. Les aclaro que La Tomatina se celebra únicamente en algunos puntos de España – y que yo nunca he ido -. Se sorprenden. Me preguntan si nos tiramos más cosas… Me dicen que los baños en España están muy sucios, que muchas veces falta papel higiénico y que “la gente tira las cosas del periodo al suelo”. Me da vergüenza. Me dicen que les encanta la tapa de champiñón, pensando que hay una tapa universal de champiñón. Les muestro fotos de numerosas tapas, me dicen que concrete más, que qué tipos de tapas hay, que quieren probarlas todas y saber quién las inventó. Me dicen que los españoles son muy guapos y galanes, que les dejan pasar las primeras cuando salen del ascensor. Me dicen que envidian las cejas y las pestañas de las españolas. Me dicen que podríamos intentar que los “palillos” que le clavamos al toro no le hicieran sangrar, que si no me mareo al verlo y que si conozco a alguien que “ha hecho carreras con los toros” en San Fermín. Me dicen que gesticulamos mucho, que les tocamos al hablar, que si no nos da reparo besarnos por la calle. Me dicen que tenemos algo en común: el arroz. Les explico que nosotros no comemos arroz a diario. Me dicen que pensaban que sí, paella… Me dicen que nuestros vinos son muy ricos, que por qué no hay más en Japón. Me dicen que cenamos poco y que comemos muy tarde. Me dicen que sus hijas fueron de vacaciones el año pasado a España y que el segundo día les robaron el bolso en Barcelona. Me dicen que no lo entienden, “¿por qué la gente roba en España?”. Pienso unos segundos mi respuesta. Me encojo de hombros. Me da pena la pregunta. No respondo. Me dicen que cada vez hay más españoles en Japón, que les encanta que estemos aquí, que escriba sobre su país y que todos vosotros podáis conocerles un poquito más. Después de todo esto, ahora la pregunta es, ¿qué me decís vosotros?

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a ¿Qué me dicen los japoneses sobre España?

  1. Laura dijo:

    Me han hecho prácticamente las mismas preguntas .
    Y solo añado una mas, bailas flamenco?

    • Maite García Almazán dijo:

      ¡Es verdad! Debo entonces añadir en el post… “Me dicen que les puedo enseñar flamenco…”

      Gracias <3

  2. Juana María Perea dijo:

    Tengo un amigo japonés de Tokyo, estuvo en Mallorca unos tres meses aprendiendo español. Él vio mi vida diaria, salió a pescar, comió cosas típicas de aquí e intenté dejarle claro que cada sitio de España es diferente. Se volvió a Japón y está deseando volver, le gustó como somos aunque muy mejorables, igual que cuando nosotros vamos allí y vemos que no es todo sushi y que también tienen su lado oscuro.
    Saludos!

    • Maite García Almazán dijo:

      Así es Juana María, hay vida más allá del sushi y de la paella… Y sí, todo y todos mejorables.

      Gracias por comentar :) ¡Un beso!

  3. Ana dijo:

    Es curioso pero si, les encanta nuestra comida y nuestras tapas! Bonito post, siempre es interesante saber como nos ven desde fuera.
    Un saludo!

  4. Araceli dijo:

    No tengo claro que entiendan nuestra forma de ser y de vivir al igual que nosotros no entendemos la de ellos.
    Yo no puedo entender como un padre y un hijo no se dan abrazos ni besos… No saben lo que se pierden

    • Chrys dijo:

      Eso no tiene nada que ver, yo soy española y con mis padres no me doy besos ni abrazos pero eso no significa que nos queramos menos.
      Todo esto depende de la cultura de tu país, de cómo hayas sido educado. Tengo amigos rusos que no entienden porque los españoles nos tocamos tanto al hablar o porque estamos la mayor parte del sonriendo, los rusos son realmente serios hasta que no cogen mucha confianza contigo.

  5. Est dijo:

    Seguro que después de conocerte ha mejorado su imagen de España! Gracias embajadora!

  6. Eigiem dijo:

    Yo recomendaría a la gente que quiere ir a Japón que vaya antes del 2020 porque después de las Olimpiadas y de la cantidad de gente irrespetuosa con otras costumbres y amigas de lo ajeno que van a ir para allá, me veo que van a empezar a mirar de una forma totalmente diferente a los extranjeros.

  7. Julia Waa dijo:

    Realmente todos caemos en los tópicos, pero da pena ver cómo se sorprenden por cosas que nosotros ya tomamos por normales pese a que no deberíamos. Pero pese a todo lo que España debe mejorar, supongo que estas cosas también nos hacen pensar en todo lo bueno que tenemos y que se pierden al ire.

    Preciosa entrada, realmente me ha llegado al corazón :’)

  8. tonichu dijo:

    Lo de tirar cosas al suelo… ahí deberíamos aprender un poco más de ellos

  9. Vicente Granell dijo:

    Tu post lleva a pensamientos profundos. Todos somos contradictorios. Un mes no es mucho tiempo y nosotros lo mirábamos todo con un arrebato de pasión, pero también ves muchas cosas que nos chocan, durante nuestra estancia, el gobierno hizo una gran campaña publicitaria en prensa y televisión a nivel nacional, para que los hombres hicieran el amor a sus mujeres, casi como un grito de socorro. La propia campaña en si tenia un tufillo machista que vamos !!

  10. Jose dijo:

    Acabo de llegar de mi esperado viaje a Japón y he de decir que estoy encantado con la amabilidad y educación que profesa esta gente, especialmente con los españoles, sinceramente he sentido que aprecian a España y la valoran, sobre todo por su cultura y por su comida, además no creo que tengamos caracteres tan diferentes, me dio la sensación que son bastante sociales, creo que tenemos más en común con ellos que con otros pueblos de nuestro continente por ejemplo. Encantado de haber conocido su país y la manera en la que respetan el nuestro. Tendrán su lado oscuro, como todos los pueblos, pero no me interesa, son buena gente en general y aprecio mucho su forma de ver las cosas, con mas tranquilidad y respeto que quizás lo hacemos así, deberíamos de hacer cursos de mentalidad japonesa aplicada a España nos iria bien, a ellos lo español les sienta muy bien y lo saben. Mucha suerte en Japón y disfruta la experiencia de poder vivir allí. Saludos

  11. Francisco dijo:

    Esta es la primera parte de un artículo que acabo de escribir para una revista y muestra lo educados y encantadores que son los japoneses.

    TSUKIJI. El mercado de pescados de Tokio es el mayor del mundo. Uno de cada cinco peces atrapados en el mundo se vende aquí cada mañana. Pero el atún es el rey absoluto.
    Texto y fotos: Francisco Po Egea
    La mujer es joven. Anda rápido, treinta metros delante de mí. Su gran bolso blanco en bandolera sobre su gabardina oscura me sirve de faro en las últimas sombras de la noche de Tokio. La he visto al doblar la esquina. Me lleva hacia la puerta correcta del Mercado de Pescados para asistir a la subasta de atunes. Traspasamos la verja. Son las cinco de la mañana. La subasta empieza a las seis, pero he leído que hay que llegar con tiempo pues se ha convertido en una gran atracción turística y han establecido un cupo de 120 personas en dos turnos. Camiones, furgonetas, triciclos con o sin motor, carretillas, montones de cajas de poliuretano. Olor a pescado. Andamos pegados a locales que levantan sus persianas. Sí, aquí está la cola. Sólo unas veinte personas. Esperaba bastantes más. Pregunto a la chica:
    −¿Es para ver a los atunes?
    − No – me responde−. Es para cuando abran este restaurante, es el de mejor sushi.
    Error. Vuelvo sobre mis pasos. Pegado a una ventana hay un cartel. Una flecha y un aviso “Subasta de atunes. El cupo de hoy está completo”. Ya en la calle me cruzo con varios gaikokujin (extranjeros) que vuelven. “Estos también han llegado tarde”, me digo. En la cancela hay dos guardias. Me acerco al primero. Le saludo con una ligera reverencia. Me corresponde:
    −Ya no se puede pasar –me dice− vuelva mañana.
    Me llevo las manos a la cabeza y pongo cara de desolación.
    −Soy periodista. España. Es mi trabajo. Mañana no puedo, me voy a Tokushima.
    −Lo siento.
    En otro país no me hubiera atrevido. Nueva reverencia al guardia, lo rodeo. Traspaso la verja entreabierta y me encuentro a la puerta de una oficina. Hay otro guardia alto y sin gorra. Le pregunto por el jefe. Se asoma y sale el jefe. No me hace ningún caso. Otra puerta más allá veo a los turistas que esperan en una sala. Sonrío al guardia y me cuelo en ella. La mayoría son occidentales. La mitad lleva chalecos amarillos; la otra mitad, azules. “Hasta aquí hemos llegado”, me digo. Derrotado, me dispongo a salir. Entra el guardia alto y me tiende un chaleco amarillo. ¡Qué maravilloso es Japón!

    • Maite García Almazán dijo:

      Es fantástico y, aunque resulte un poco largo para el apartado de comentarios, se lo recomiendo a todos los lectores.

      Gracias Francisco

  12. Gloria dijo:

    No se, a mi me parece que les roban muchos bolsos al ir a Espana pero, les roban los extranjeros que viven en Espana.
    Habria que ser un poco mas precavidos y tambien estaria bien que la policia fuera un poco mas eficaz con robos y maleantes.

    En Japon donde si nos roban es con las tapas que ponen en los restaurantes, mas de mil yenes por patatas bravas, lo mismo por 50 grs de jamon, y no te digo n si te aventurs con una miniminipaella, etc

    • Francisco dijo:

      Pero Gloria, es que en Japón no hay que pedir patatas bravas, jamón o paella, si no comida japonesa.

  13. Maria José dijo:

    Volví la semana pasada de mi primer viaje de 15 días por Japón. He vuelto tan encantada por cómo nos han tratado, por la limpieza y la educación en el país que ahora me gustaría poder tener todo lo que he visto en mi vida en España, aunque sé que es imposible. Cuando entraba a cualquier baño de los muchos a los que entré y vi lo impoluto que estaba me entraba una vergüenza tremenda al imaginar al japonés o japonesa entrando a cualquiera de los nuestros. Y ese orden y organización brutal que hizo que no tuviéramos que esperar en ningún sitio más de 5 minutos. No sé cómo lo hacen, pero sin duda es envidiable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *