Del Fuji a un onsen

Ya os adelanté que mi “experiencia Fuji” no acabó a los pies del volcán. Mi cuerpo y mi mente necesitaban un descanso…

«Tienes que quitarte toda la ropa, dejarla en la taquilla, coger esta toalla y entrar por esa puerta –me dicen a la entrada— Bienvenida”

Interior vistas al Fuji

Sí. Me fui directa a un onsen: una especie de balneario con pozas de distintos tamaños, exteriores, interiores, sauna… y también, algunas peculiaridades.

¿Quién dijo bañador? ¿Quién dijo chanclas? Olvidaros. Hay que entrar completamente desnudo, con la única compañía de una raquítica toalla. ¡Santo dios! «¿Todos ahí metidos, desnudos? ¿Y si entran sucios? —pregunté días antes— No, no, lo primero que haces es ducharte delante de todos y Maite, hazlo a conciencia. Es una manera de mostrarse respeto entre todos» Bien. Lo hice. Con un cubo de madera me rocié sin parar, de la misma manera que lo hizo mi predecesora (sí, lo digo en femenino porque los onsen, normalmente, están separados por sexo aunque también hay mixtos).

Interior agua aromatizada

Pasados los primeros minutos de pánico escénico absurdo, empecé a disfrutar del onsen. Cada una iba a lo suyo. Me encantó. Fui de poza en poza y salí  a las de fuera en varias ocasiones para ver el Fuji metida en el agua (¡ahí arriba estaba yo hace unas horas!) pero lo que más me gustó fue disfrutar de una zona alargada, junto a una poza interior, llena de tocadores individuales, con espejos, grifos, numerosos champús, productos para la cara y el cuerpo. Ahí, te sentabas en un banquito de madera para lavarte el pelo, exfoliarte, darte gel y lo que quisieras. Todas alineadas, reflejadas en un espejo, mirando sólo al frente… Eso era una película.

Exterior con vistas al Fuji

Las fotos que aquí tenéis son de la página del onsen (lógicamente yo no podía hacer). Sólo he puesto las de los sitios donde yo estuve y os aseguro que se acercan mucho a la realidad.

¿Volveré a un onsen? Sí ¿A uno mixto? No.

Esta entrada fue publicada en Escapadas, Vida nipona y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Del Fuji a un onsen

  1. Lucía dijo:

    Princess Mai!!! Acabo de ponerme al día con Japón y yo, desde el post 1. Y aquí tienes a una fiel seguidora más. Disfruta de la experiencia y no dejes de contarnos todos los detalles. Abrazo y beso enorme.

  2. Laura dijo:

    Voy a ir al onsen más a menudo!!!

  3. Ana dijo:

    A mi solo de pensarlo me ha entrado verguenza y ganas a la vez de ir…supongo que nos pasará a tod@s l@s extranjer@s que pisamos por primera vez un Onsen.

  4. Olivia dijo:

    ¡¡¡Qué maravilla!!! Esto es lo que más se echa de menos cuando te vas!
    Ya te iba a preguntar qué habías hecho para que te dejaran hacer fotos jejeje

    ¡Disfruta de los onsen mientras puedas! Un abrazo :)

  5. Elena dijo:

    Me encanta!! Sabía que habrías ido a algún sitio del estilo, pero que buena pinta!! Ni que decir tiene que allí me tienes que llevar!!

  6. Pingback: Durmiendo en el suelo | Japón y yo

  7. Pingback: María y sus impresiones: diez días en Japón | Japón y yo

  8. Pingback: Furoshiki: el arte japonés de envolver con una tela | Japón y yo

  9. Pingback: ¿Cómo es un onsen? Imagenes | Japón y yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *