Rafael Spottorno estaba contra la pared

La Zarzuela no ha gestionado bien el caso de Rafael Spottorno desde que salió a la luz que era uno de los 83 directivos de Caja Madrid que hicieron uso de las tarjetas black de la entidad. A medida que se iban produciendo las dimisiones y destituciones, la Casa Real se enrocaba más y más en su argumento de que Spottorno únicamente mantenía el cargo de consejero privado de Felipe VI como una deferencia del monarca hacia el exjefe de la Casa del Rey desde septiembre de 2011 hasta el momento de la abdicación de Juan Carlos I.

Pero La Zarzuela se equivocaba en su diagnóstico. Primero, porque el cargo de consejero privado es verdad que no lleva consigo remuneración alguna ni tiene tareas específica salvo que el monarca se lo pida, pero el nombramiento apareció en el BOE y por tanto forma parte de la Casa Real. En segundo lugar, no hay que olvidar que Spottorno llegó a Caja Madrid en 2003 gracias a que la Corona tenía voz y voto en el nombramiento de directivos y consejeros por sorprendente que parezca.

Esta potestad -un tanto anómala- venía de los tiempos de Alfonso XIII y el Patronato Real, y únicamente se modificó en 2008 cuando la Corona renunció a ese derecho. Por ello, la situación del anterior jefe de la Casa del Rey estaba tan comprometida.

Acerca de Antonio Rodríguez

Redactor de calle, de noche y de día para desentrañar las noticias del Gobierno.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *