El Círculo Aguirre

Esperanza Aguirre debatirá frente a frente con Pablo Iglesias en La Tuerka a partir de septiembre. Sí, Tuerka con “k”. No, no se equivocan, es la televisión de la izquierda radical alojada en Público.es, rastro digital del diario que tanto maltrató al PP antes de su cierre. Por si no terminan de ubicarlo, es también la televisión donde Pablo Iglesias y otro miembros de Podemos llevan años denunciando a la casta de la que Esperanza Aguirre también forma parte y donde cobró fuerza la idea de fundar la formación que, como saben, dio la campanada en las europeas con 1,2 millones de votos. Casi como los 1,1 millones de personas que necesariamente tuvieron que votar al PP para que salgan las cuentas del escrutinio pero que el otro día le dijeron al CIS que ellos no habían sido. Abundando aún más, La Tuerka es la causa social a la que Pablo Iglesias va a donar lo que le sobre de cobrar tres veces el salario mínimo de sus 8.000 euros mensuales como eurodiputado.

La Tuerka
anunciaba este lunes por Twitter que Esperanza Aguirre había “aceptado el reto” de medirse con Iglesias a la vuelta de las vacaciones. Ya la había invitado el propio Iglesias el sábado por la noche durante el cara-teléfono que mantuvieron en La Sexta Noche. Allí ella dijo que qué tenía de malo la sanidad privada y conminó a Iglesias en muchas ocasiones a que condenara las dictaduras de Venezuela, Cuba y –esta es fácil- Corea del Norte. Allí, él la acusó de ser una de esas liberales que quieren lo público para regalárselo a sus amigos y pronunció la tan manida como decepcionante frase de que condena “todas las dictaduras”. Entre otras cosas, también se enzarzaron con quién de los dos estaba más cercan a Goebbels.

No sé qué audiencia registró el programa. Sí sé que al día siguiente pillé a varias personas en mi gimnasio viéndolo en las pantallas de sus elípticas. Aguirre en lugar de Beyoncé. Iglesias como si fuera Jay Z.

Así pues, en septiembre la expresidenta de la Comunidad de Madrid cerrará un círculo. No un círculo como los 700 que ya existen de seguidores de Podemos por toda España, sino el suyo propio. Porque es la más lista del partido. Mientras el Gobierno piensa en un plan de comunicación para explicar bien lo que hace y recuperar así el favor ciudadano y el PP monta una Escuela de Verano en un camping-resort de El Escorial para alertar de que Iglesias y los suyos no son más que unos demagogos, Aguirre ha decidido entrar en su territorio.

La expresidenta madrileña había pasado algunos meses en un anonimato mucho menor que el de cualquier persona anónima pero demasiado para ella. La infracción de tráfico y posterior huida por las calles de Madrid –o “accidente”, como lo llaman en su entorno- le dio un poco de vidilla, pero tuvo que llegar Pablo Iglesias para devolverla a la vida mediática. Lo de la vida política ya se verá.

Aguirre ha debido pensar que si no puedes con ellos, no te unas a ellos, pero sal en los medios tanto como ellos. Y va a emplear las mismas armas que Podemos. Donde esté una televisión –aunque sea marginal- que se quiten los comunicados de prensa y las interparlamentarias. Y si es en la televisión del enemigo, mucho mejor. Si Iglesias fue a Intereconomía a hacerse oír por quien no quería ni oírle, Aguirre hará lo propio en La Tuerka. De ahí a una generalista los sábados por la noche para impartir doctrina hay solo un paso.

El sábado en La Sexta vimos que Iglesias puede sacar de sus casillas a Aguirre, que por momentos perdió un poco los nervios. Pero que se prepare el líder del Podemos, que la lideresa aprende pronto. En otoño, espectáculo asegurado.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *