ZP ya sabe que no será candidato (y una postdata en son de Paz)

Los candidatos socialistas a las autonómicas y municipales de mayo quieren que ZP comunique su renuncia cuanto antes

He encontrado en una página de galgueros un refrán que viene al pelo: “A galgo viejo, echadle liebre, no conejo”. Al dicho sigue puntual explicación del mismo: “Advierte que las cuestiones graves, cualesquiera que sean, deben encomendarse al hombre experimentado, nunca al inexperto”. Pero, ¿qué hacer cuando el viejo es la liebre y no el galgo, como es el caso? Según José Bono, el vicepresidente Rubalcaba es liebre vieja, pero eléctrica, por lo que puede acabar agotando al galgo. El resto de liebres, que las hay, no parecen fiarse. El galgo está muy correteado, pero aún le queda brío, y la liebre vieja es mucha liebre. Así que mejor quietarse en la linde.

En un artículo anterior que titulé “PSOE, manual de supervivencia”, decía que si los socialistas no actúan con urgencia tienen asegurada la catástrofe electoral. El tiempo pasa y los acontecimientos parecen dar la razón a los que desde hace tiempo venimos señalando que cualquier recuperación del Partido Socialista pasa porque José Luis Rodríguez Zapatero ceda el paso a otro cuanto antes. Tras el contundente revolcón de las elecciones catalanas, las municipales y autonómicas del próximo mayo pueden enterrar más de una carrera política. Véanse, si no, las expectativas que refleja el sondeo todavía calentito del Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía, que anticipa una hecatombe en la nunca conquistada fortaleza socialista del sur.

Rajoy, por encima

Alfonso Guerra, en el último de sus artículos publicados en la versión papel de esta cabecera, opina que el PSOE está aún a tiempo de reaccionar. Basa su percepción en la falta de confianza que, según el CIS, inspira Rajoy; menos aún que Zapatero. Pero eso va a empezar a cambiar. De hecho, ya está cambiando. La encuesta de José Luis de Zárraga para “Público”, entre algunas otras (la de Andalucía, por ejemplo) sitúa ya la valoración de Rajoy claramente por encima de la de Zapatero: 4,4 contra 3,1. Cierto es que el gallego sigue sin convencer ni a los suyos (El barómetro empresarial de diciembre de la Fundación Ortega-Marañón recoge el dato siguiente: un 80% de los empresarios consultados reprueban la gestión de Zapatero y ¡un 78% la de Rajoy!). Pero tan verdad como el escaso entusiasmo que despierta el líder del PP, es que en la comparación entre uno y otro hace ya tiempo que empieza a no haber color.

A la espera de la buena nueva

Se mire como se mire, y en contra de la versión oficial que te sirven con elegancia en Ferraz, ZP es una marca abrasada; como candidato, Zapatero es la peor de las hipótesis posibles para el PSOE. Creo, además, que esta opinión la comparte el propio presidente del Gobierno. Por primera vez se le percibe en contacto con la corteza terrestre, consciente de lo que España se está jugando y empeñado en recuperar el tiempo perdido. Cueste lo que cueste; "Me cueste lo que me cueste". Las elecciones, obviamente, son el precio. Es lo que toca. Pero para morir dignamente hay que rematar la faena.

Si hiciéramos una encuesta entre los principales candidatos socialistas a presidentes autonómicos o alcaldes en las elecciones de mayo de 2011 (con seguro de anonimato incluido), a la pregunta “¿qué prefiere usted, que Zapatero haga pública su renuncia antes o después de las elecciones autonómicas / municipales?”, el 99,99 por ciento de los consultados, en pleno uso de sus facultades físicas y mentales, contestaría que ANTES. Les basta con el anuncio. No le van a echar a empujones, pero necesitan la buena nueva para vender un galgo joven o una liebre vieja, pero sabia, en la campaña. Y Zapatero ya no es ni lo uno ni la otra.

P.D.: El presidente ha desvelado que sólo una persona del PSOE sabe cuál será su futuro político. ¿Será Blanco el recipiendiario de tan valiosa confidencia? ¿Será Rubalcaba? No; ninguno de los dos. ¿Entonces? Llamen a Javier de Paz. Puede que él tenga la respuesta.


El punto medio

Acerca de Agustín Valladolid

Periodista. En algunos sitios me llaman comentarista político, en otros tertuliano. No sé qué es peor, pero es lo que hay.
Esta entrada fue publicada en El punto medio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *