ZP y la “doctrina Cantona”

¿En qué se parecen Eric Cantona y José Luis Rodríguez Zapatero? En que los dos exageran, uno por exceso y el otro por defecto.

La Fundación Everis, que impulsa Eduardo Serra, uno de los tipos más listos con los que me he cruzado en esta procelosa vida periodística, acaba de hacer pública una propuesta para salir del atolladero bajo el título “Transforma España”. El documento, de 120 páginas, se puede leer íntegro en www.fundacioneveris.es, está suscrito por 41 expertos en distintas materias, aunque predominan los relacionados con la economía, y respaldado por los 61 empresarios y directivos más importantes de nuestro país.

¿Qué es lo que dice? Para empezar, que si no reaccionamos, si no sabemos adaptar el modelo-país a un entorno extraordinariamente cambiante, en 2020 España habrá retrocedido al nivel que teníamos en 1997: “Cuando modelo-país y entorno divergen, o cuando no se polarizan adecuadamente los vectores de crecimiento sostenible, los países se estancan o pierden valor. El resultado final es una España globalmente poco atractiva y en busca de su identidad. La tendencia de pérdida de posicionamiento absoluto y relativo en todos los indicadores relevantes del país es preocupante para los españoles y su papel en el mundo”.

¿Qué es lo que propone? Que aprovechemos la crisis para abordar ese cambio de modelo. El documento cita a Jhon F. McDonnell, histórico patrón de McDonnell Douglas Corp., para apoyar sus tesis: “Sin el acicate de una crisis o un período de gran tensión, la mayor parte de los colectivos -al igual que la mayor parte de las personas- es incapaz de cambiar los hábitos y actitudes de toda una vida”. Una gran verdad. Como se dice en el preámbulo de la propuesta “el modelo económico en España está agotado y requiere un cambio sistémico de gran urgencia”. Hay que profundizar -esto lo digo yo- en la reforma laboral, abordar sin más pérdida de tiempo la que afecta a las pensiones, plantear con valentía fórmulas de copago sanitario, revisar la costosa organización de las administraciones públicas y simplificar el marco regulatorio. Etcétera, etcétera. Y aquí es donde entra en juego la “doctrina Cantona”, porque estando de acuerdo en la necesidad de una transformación “sistémica” del modelo, lo que no es asumible es que esta la soporten mayoritariamente las clases medias a través de recortes sociales. ¿Y las grandes empresas? ¿Y la banca? ¿Cuál va a ser su grado de compromiso en este doloroso camino?

Aviso a navegantes

El Grupo de Reflexión sobre "El futuro de la UE en 2030" que presidió Felipe González ya lo expuso en las conclusiones que entregó al Consejo Europeo: “Lo que vemos no es tranquilizador para la Unión y sus ciudadanos: crisis económica global; Estados al rescate de banqueros…”. Más madera: “Urge la reforma del funcionamiento de las instituciones financieras y de sus mecanismos de vigilancia y control”. Y un aviso que no es de Cantona, sino de González, Mario Monti, Lech Walesa y compañía: “Los ciudadanos no permitirán otra operación rescate como la que se ha hecho”.  El Grupo de Reflexión puso el dedo en la llaga: “Salvo para cortar créditos a la economía productiva, nada ha cambiado en el comportamiento de las entidades financieras que nos llevó a la crisis”. Como nada ha cambiado en el tratamiento que dan los Estados a las entidades financieras en apuros (Véase, si no, la solución de la crisis irlandesa, con créditos a la banca usurera más baratos que los que fija el mercado).

Esta es una de las madres del cordero, prácticamente ausente en la entrevista que ayer le hacía “El País” al presidente del Gobierno. “Sé lo que tengo que hacer y lo voy a hacer”, Zapatero dixit. Si es así, nos quedamos tranquilos. ¿Pero también sabe el presidente lo que tiene que hacer con la banca española? ¿Es consciente de que el crédito a las empresas sigue varado en puerto? No digo que esta nueva ocurrencia de crear una Comisión Nacional de Competitividad esté mal (ese es uno de los graves problemas de nuestra economía), pero hay otras prioridades que un dirigente político debería situar en entre sus objetivos más inmediatos. Y lo más urgente para que en España se recupere un cierto grado de confianza, que es como decir el consumo, y se generen las condiciones para comenzar a crear algo de empleo, es conseguir como sea que vuelva a fluir el crédito.

¿Crédito, qué crédito?

Pero este, el crédito, ni está ni se le espera. Y es decepcionante que un presidente socialdemócrata, como se define a sí mismo Zapatero, no sea capaz de desbloquear el encastillamiento crediticio de las entidades financieras. No se le pide que nacionalice nada; simplemente que busque soluciones para reactivar la economía real. ¿Por ejemplo? Pues en lugar de regalarle dinero a los bancos o cajas lo que podría hacer el Estado es comprar una buena parte del suelo que se han tenido que tragar las entidades financieras tras el crack del ladrillo a cambio de que estas se comprometieran a destinar ese dinero a créditos a las pymes. De este modo se aliviarían dos problemas de un golpe, aligerando de un lastre pesadísimo a la banca y favoreciendo que el grifo del crédito vuelve a regar a nuestras empresas.

Cuando uno es presidente del Gobierno no se pueden decir las cosas que ha dicho Cantona (ni siquiera se pueden pensar), pero entre la “doctrina Cantona” y la “parsimonia Zapatero” hay márgenes para hacer algo más productivo que simplemente justificar la toma de decisiones. Para salir de esta no necesitamos a los más listos de la clase; mucho menos a sietemachos como Cantona. Pero sí a gente que transmita fiabilidad. Y capacidad de decisión.  


El punto medio

Acerca de Agustín Valladolid

Periodista. En algunos sitios me llaman comentarista político, en otros tertuliano. No sé qué es peor, pero es lo que hay.
Esta entrada fue publicada en El punto medio y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *