Y por fin llegó el gran día

En las últimas semanas, inmersa como estaba en la vida de Mateo y en su familia, había dejado de lado a mi otra familia, mis amigas. Es  un error inevitable que se comete cada vez que estás inmersa en una relación. Con los años no había mejorado pero había aprendido a subsanar a tiempo esta falta de atención. Así que el viernes pasado organicé una cena de chicas en casa. Si para algunos conocer a la familia era la señal inequívoca de que la relación va muy en serio, para otros, este paso era conocer a las amigas. Yo aún no estaba preparada. Pero Mateo me presionaba, de forma nada sutil. De hecho, estaba más ansioso por conocer a mis amigas que a mis padres. Lo que él no sabía es que eran unas jueces mucho más duras e implacables que cualquier suegra. Sin embargo, una cena de chicas, era una cena de chicas. Es decir, sexo masculino (excepto Tarzán) estaba excluido de la reunión. Finalmente, llegamos a un trato: él me ayudaría a preparar la cena, la mesa y demás, y en cuanto llegaran las chicas saludaría, mostraría todos sus encantos (o al menos los que fueran posible mostrar en diez minutos) y se iría a su piso. Lo cierto es que no me vino mal del todo. Mateo era un gran cocinero y juntos hacíamos un equipo perfecto. Mientras él preparaba la cena, yo me bebía el vino. A cambio le di información bastante útil acerca de mis amigas. La típica pregunta adecuada para ganarse a una, el complemento perfecto para ganarse a otra. En realidad, no sé por qué me esforzaba tanto. Entre mi larga lista de “ex” no había ninguno que les hubiese gustado de verdad. Nunca me importó, con que me gustasen a mí era suficiente. Esta vez era distinto. Quería que les cayese bien y que vieran lo que yo veía en Mateo. Que aún no sé muy bien qué es, pero está claro que algo era. Mateo no pudo estar más encantador. Tanto que casi me dolió tener que compartirlo. Desplegó todos sus encantos, incluso algunos desconocidos para mí. Todas estaban tan encantadas con él que casi me convencen para que se quedase a cenar. Pero no. Lo importante no era que conocieran a Mateo era lo que venía detrás. Las críticas. Despiadadas y sin adornos. Como sucedía cada vez que una de nosotras nos presentaba al nuevo. Esperaba sus comentarios, sin piedad, directas a la yugular. Sin embargo, nada de nada. Se las había ganado por goleada. Ya les dije que eran unas flojas, que me había decepcionado, que esperaba mucho más de ellas y que con los años estaban perdiendo facultades. ¿No os parece que Mateo y yo tenemos muy poco en común? María, sin inmutarse me soltó un zas de eso que nos hizo reír el resto de la noche: “Mira Lía. Con el último tío que salí he tenido más cosas en común que con ningún otro, los dos queríamos lo mismo: yo le amaba y él se amaba así mismo. Acéptalo, te ha llegado la hora.”

 

Acerca de Cecilia G.

Todos los lunes, una nueva historia.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Y por fin llegó el gran día

  1. maria g. dijo:

    Lía,tiene razón María,te ha llegado la hora ¿Por què no se lo presentas a tus padres?
    Por favor no seas así,qué tiene de malo la rutina,encontrar al hombre adecuado es un gran logro,practicamente se te declaró con lo de querer estar a tu lado 30 años,por favor creo que has encontrado a tu media naranja
    ¿No crees que ya deberías empezar ha pensar en el matrimonio?
    La vida no es eterna,María tiene razón;y la gente no tiene 25 años para siempre
    Suerte

    • Cecilia G. dijo:

      Hay que ir poco a poco, tampoco hace tanto que nos conocemos…Lo importante es estar en feliz contigo y con esa persona y luego todo lo que tenga que ser, sucederá.
      Muchas gracias!

    • Tamara dijo:

      Yo creo que Lía tiene razón.. no hace tanto tanto que se conocen… matrimonio?? pf.. con la calma, para presentárselo a sus padres ves, creo que si, que a Mateo le gustaría mucho el detalle y vería quizá algo más de compromiso por tu parte, pero matrimonio uf… demasiaaaaaaaaaaaaaaaaado pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *