Y Freud, ¿qué diría de esto?

Exacto. ¿Qué diría de esto? No me refiero a que el Real Madrid marque ocho goles al Deportivo de A Coruña. Tampoco a que Escocia diga no en un referéndum. Ni siquiera a que Santiago Segura declare que entre Rajoy y Zapatero, se queda con el primero porque le saluda más amablemente. No, no soy tan altruista. Me refiero a qué diría de mí. Además de que soy una mujer espectacular, moderna e independiente.

Hice balance de mi situación. Tenía una oferta más que generosa y atractiva para irme a vivir con Juan, mi pareja de los últimos meses. Guapo, generoso, educado. También era vegetariano y deportista, pero como decía Billy Wilder a través de uno de sus personajes en “Con faldas y a lo loco”, nadie es perfecto. Sin embargo, acababa de establecer una entrañable relación con un tipo llamado Andrés que había conocido en una librería y que estaba casado. Freud no sé lo que diría pero mi madre, que es lo más parecido a Freud que tengo a mi alrededor, me daría una bofetada y me soltaría: ¡despabila, ya, hombre!

Andrés no se había conformado con una conversación acerca de Augusto Monterroso en Tipos Infames, sino que había ido más allá. No me refiero a más allá de Monterroso, sino a más allá de un mero intercambio de teléfonos. Su último mensaje había sido: “Vamos a tomar una café, otro vino, lo que quieras, me gustaría verte”. Esto, en la época de Freud y en la nuestra, sólo significaba una cosa. Exacto: Yo tenía un problema. La pelota estaba en mi tejado y no sabía cómo despejarla. Además, nunca se me han dado bien solucionar los problemas. Soy más bien de dejarlos pasar.

Perdida entre las presiones exteriores, no encontré mejor manera de salir de mi atolladero que la siguiente. Fui a comprar todos los ingredientes necesarios para una cena romántica. Vino, jamón y queso, para mí y ensalada, brócoli y berenjenas, para él. Todo ello aderezado con una gran vela, incienso y un bonito vestido con un par de tacones. Aunque molestara un poco al vecino de abajo era por una buena causa.

A las 21 horas en punto, Juan estaba llamando a mi puerta. Traía una preciosa e inusual planta. No me refiero a su aspecto físico, sino a la flora. Era un girasol enorme.  ¿Qué tendrán de malo las rosas rojas? ¿Quizá Juan me estaba mandando un señal y pensaba dedicarse a la venta de pipas? Ya me veía con un gran sombrero de paja, pantalones de montar y unas botas espectaculares,  como si perteneciera a la gran aristocracia latifundista castellana o andaluza.

-Me ha sorprendido tu invitación, pensaba que no te gustaba cocinar, me dijo:

-Y no me gusta, pero por ti lo que sea. De hecho, llevo toda la tarde cocinando esta suculenta ensalada de algas y tofu.

-Tiene una pinta horrible, contestó riéndose.

-Lo sé, ¿quieres que llamemos al chino?

Aún a riesgo de envenenarse se comió lo que le había preparado. ¡Hay que ver lo que se hace por amor! Lo digo por ambas partes porque una vez que acabamos el vino y la ensalada, le solté:

-Creo que es hora de que nos vayamos a vivir juntos.

-¿Estás segura?

-No, no lo estoy, pero tampoco creo que haya estado segura de nada al 100% en toda mi vida, excepto de que Milli y Vanilli no eran los que cantaban de verdad.

Desde que le conozco, no había visto a Juan más feliz que en ese momento. Mientras yo temblaba. Aún no sabía si era de emoción o de miedo.

 

Acerca de Cecilia G.

Todos los lunes, una nueva historia.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Y Freud, ¿qué diría de esto?

  1. miguel dijo:

    Bueno, dale las gracias a Andrés, te ha dado ese empujoncito que necesitabas… pero me temo que aún tienen que pasar muchos “Andreses” por tu vida..a ver cómo lo solucionas..jejeje, un saludo, como siempre un placer leer tus “semanarios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *