Vacaciones

Por fin ha llegado ese momento con el que soñamos todo el año. Y no, no me refiero a las rebajas. Me refiero a ese momento que la RAE define como “Descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios”. En mi caso, no sé si era de trabajo o de estudios, pero era descanso y con eso me bastaba.

Estas vacaciones eran las primeras de Juan y mías. Quiero decir las primeras…juntos. ¡Quince días juntos! Sólo de pensarlo se me hace un nudo en el estómago. No recuerdo nada semejante desde que mis padres me apuntaban a los famosos campamentos de verano para liberarse de mí unos días. Es algo que aún hoy no entiendo. ¡Con lo maja que era yo de pequeña! El caso es que siempre se repetía la misma historia. Al principio, no quería ir. Luego me enamoraba del monitor y no quería volver. Me pregunto si habría monitor o monitora en las vacaciones que habíamos contratado Juan y yo.

Al final, habíamos alcanzado un pacto. Una semana en la montaña y una en la playa. En realidad era una estrategia muy inteligente. Así no se tendría que fastidiar él o yo, sino que nos tendríamos que fastidiar los dos.

Una vez repartido el fastidio, ya sólo quedaba poder cerrar la maleta. Lo digo literalmente. Si es complicado hacer una maleta para la playa, imaginaos hacer una maleta para la playa y otra para la montaña. Por no mencionar las discusiones sobre el tamaño de mi equipaje. Yo pretendía ser un caracol, con la casa a cuestas, y él una mariposa, de flor en flor.

Respeto que él lleve una simple mochila, ¿por qué no puede respetar que yo lleve cuatro maletas, un neceser y un bolso de mano? Admiro a la gente que parece no necesitar nada. Yo no puedo salir de casa sin mis cosas y por cosas me refiero a todo (champú, ropa, bolsos, zapatos, problemas, complejos, manías, sombras). Es más, aquello que decido, en el último momento, no incluir en mi equipaje, es lo único que me hace falta.

En fin, después de que Juan me hiciera deshacer una maleta entera, cuestionando cada una de las cosas que había en ella, llegamos a la conclusión, (él, yo me harté de discutir) de que con tres era más que suficiente.

Me estoy volviendo una blanda. Juan ha conseguido doblegar mi voluntad hasta límites desconocidos. Si hace dos años cualquier amiga o familiar me propone ir de escalada o a hacer puenting, no le hubiera contestado nada agradable.

No sé si es porque me estaba acostumbrando a la dieta vegetariana o a este modo de vivir slow, pero estas vacaciones sólo quiero dejarme llevar. Sólo quiero respirar profundo y reír mucho. Ya no me parece tan importante ver muchas ciudades, ni conocer grandes paisajes. Ya no me parece esencial estar en éste u otro lugar. Ya no me importa el cuándo y el dónde, sino el cómo y el porqué.

Eso sí, estos dos elementos no me han impedido esconder unas cuñas de tacón en mi maleta de montaña. De momento, no estoy tan perdida. Lamentablemente he tenido que dejar en casa mis stilettos rojos. Juan me ha dicho que no entendía por qué me enfadaba tanto si no los iba a poder llevar ni en la playa, ni en la montaña a no ser que quiera quedarme clavada como un poste.  Empezamos mal. En primer lugar, le reproché su ignorancia, ya que existen unas tapas para tacones que evitan el efecto clavo. En segundo lugar, le advertí de que si quiere tener las vacaciones en paz, nunca, nunca, cuestione los zapatos de una mujer.

Pd: El blog de Cecilia G se despide hasta el próximo 1 de septiembre. Os deseo que paséis unas muy buenas vacaciones, llenas de zapatos y felicidad :) Espero encontraros a todos aquí a la vuelta.

Acerca de Cecilia G.

Todos los lunes, una nueva historia.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Vacaciones

  1. Auxi dijo:

    Felices vacaciones Lía!!! Aprovecha para disfrutar con Juan!!! Cuando vuelvase, yo estaré ya “en capilla” así que ya te contaré… jejejeje mis vacaciones este año serán en septiembre y las voy a disfrutar a topeeee!!
    Un besazo enorme y nos leemos a la vuelta! :) :)

    • Cecilia G. dijo:

      Auxi
      ¿Qué tal te ha ido el verano? Espero que lo hayas disfrutado muchísimo y que en la nueva vida que comienzas seas muy feliz.Te deseo lo mejor y aquí te espero a la vuelta de esa honeymoon que espero sea maravillosa.
      Un abrazo
      Lia

  2. miguel dijo:

    Noooooooo!!qué voy a leer ahora los lunes por la noche???!!bueno supongo que tú también te las mereces =)..disfruta de tus vacaciones!!besos!!

    • Cecilia G. dijo:

      Hola Miguel!
      muchas gracias ::) ya casi estoy de vuelta. Espero que hayas disfrutado tú también de las tuyas.
      El lunes nos volvemos a encontrar.
      Un abrazo
      Lia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *