Resaca

De todas las acepciones que tiene la palabra resaca, según la RAE, hoy me quiero referir a su cuarta y tercera. “Efecto o serie de consecuencias que produce algún acontecimiento o situación” y “Malestar que padece al despertar quien ha bebido alcohol en exceso”. He escogido estas dos porque representan muy bien lo que ha sido este pasado fin de semana para mí.

En primer lugar, por fin he llegado a una conclusión, bastante obvia-no sé cómo no lo vi antes-, en lo que se refiere a las relaciones de pareja. Cuanto más tiempo dedicas a estar espectacular para el otro, más probabilidades tienes de que “el otro” decida quedarse en el sofá de casa. Seguro que os ha pasado desapercibido pero este sábado ha sido la final de la Champions en Lisboa. Ver una final deportiva no tiene porqué ser especialmente aburrido. A no ser que sea golf. Aún no entiendo cómo le llaman deporte. Pero este es otro tema.

Si alguien te dice: El sábado vemos el fútbol, no tiene porque implicar verlo en casa. O eso pensé yo. Nos imaginé yendo algún sitio glamouroso, con pantalla gigante disfrutando de los goles del ¿Bayern? Juan tenía otros planes. Había organizado una fiesta en su casa, con sus amigos. Lo había planeado todo: la comida, la bebida, el sonido, los asientos…todo, menos decírmelo. No es que pase nada, pero presentarte con tacones, minifalda y tres horas de peluquería a tus espaldas para ver una final de fútbol con los amigos hippies de tu novio, en el sofá de su casa, no es lo mejor de este mundo.

Todos iban con vaqueros, camisetas y bufandas de su equipo. Ellas además sujetadores de colores ácidos debajo. No preguntéis cómo lo sé.

Ellas es un genérico generoso. Porque entre las “ellas” había una “ex ella”. No me considero una persona celosa, pero si la “ex ella” se abraza a tu chico cada vez que puede, haya o no haya gol, tu instinto de supervivencia se despierta y tu cerebro no piensa nada bueno. Para que os hagáis una idea, lo mejor que se me ocurrió fue tirarle del pelo hasta dejarle calva. Juan parecía no percatarse de nada. Así que harta de tanto amor y de tanta paz, decidí pagarle con la misma moneda.  Abrazarme a cualquier de sus amigos a la menor oportunidad. Se trataba de una estrategia brillante pero había que ponerle algo de gasolina para que funcionara. En el segundo tiempo, tras la quinta cerveza y el segundo vino, estaba preparada para ejecutar mi plan. Cada vez que alguien tiraba a puerta me abalanzaba hacia uno de sus amigos. Todo hubiera salido perfecto si mis conocimientos futbolísticos hubieran sido más profundos. Pero lo cierto es que no sé distinguir una falta de un penalti, un fuera de juego de un saque de banda. Es más ni siquiera sé distinguir a unos jugadores de otros.  Así que mi plan fue más que evidente para todo el mundo. Sobre todo porque incluso acabado el partido yo seguí abrazando a unos y a otros hasta que Juan decidió ponerle fin. Pero a su estilo. Yo esperaba tener una gran discusión, pero no hubo manera. Cuanto más chillaba yo, más calmado estaba él.  Le hablé de todo lo que le quería hacer a su ex (lo del pelo incluido). Él, lejos de enfadarse, me metió en la cama y me dio un beso. Todo esto lo sé porque me lo contó el domingo, entre carcajadas. Yo también me hubiera reído de mí misma si no fuera por la maldita resaca. La cabeza me estallaba y no me tenía en pie. No recuerdo algo semejante desde los 18. Ni tampoco que alguien, excepto mi madre, cuidara de mí así.

 

Acerca de Cecilia G.

Todos los lunes, una nueva historia.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Resaca

  1. Tamara dijo:

    Hola guapi!!! vaya tela con el sábado.. yo también tuve jauría en casa pero como comprenderás preferí encerrarme en el salón a ver Orgullo y prejuicio que para mi era muchísimo más interesante que el fútbol, eso si… me enteraba de todo porque los gritos eran de aúpa! creo que se enteraron hasta en Tombuktú (si es que existe ese sitio).
    Lo de los celos… lo entiendo perfectamente, limitaciones!!! las ex novias de por si son un peligro conocido por todo el sexo femenino y ahí es donde debemos hablar con nuestros hombres y apuntándoles con el dedo acusador (no podía ser otro que el dedo índice) decirles… eso NO! eso es un límite que no voy a traspasar… somos tolerantes, somos buenas, somos permisivas, pero tate! ex novias… LEJOS! una cosa es que tengan contacto de vez en cuando hablen, pero de ahí a abracitos y que de repente le agarra y ese tipo de tácticas bastante obvias para nosotras, no no y no!
    besines guapi!!! ^_^

    • Cecilia G. dijo:

      Hola Tamara!!,
      ¿cómo estás? ufff, me temo que nos queda fútbol para rato, porque ahora empieza el mundial. Creo que la que me excedí fui yo, porque ella actuaba así con todos. Las inseguridades son muy malas…La cuestión es, ante una situación así, quién debe ponerle el cascabel el gato, ¿él o yo? mi opinión es que él, pero quizá la táctica de dejarlo pasar tampoco sea tan mala siempre que no se repita
      Un abrazo grande!!!

      • Tamara dijo:

        La verdad es que no te falta razón Lia… debería ser él, déjalo pasar chica.. a ver qué pasa, quizá sea una de esas de una vez y no más Santo Tomás! a ver qué pasa :) y con el fútbol pues aguantaremos carros y carretas, siempre podemos encerrarnos en algún sitio con nuestras películas favoritas y un buen cuenco de helado. Muuuak!

  2. Eva PPC dijo:

    Jajajajajajajaja! Me encanta la anécdota! Y más me gustaría haberlo visto. Qué pena que no esté grabado en video.
    Por cierto, Juan, es un bendito. Felicidades por tenerle a tu lado.
    Certificado de Manipulador

    • Cecilia G. dijo:

      jaja, espero que nadie hiciera una sola foto!, ¡qué vergüenza!,
      Gracias, a veces pienso que es demasiado bueno para ser verdad.
      Besos
      Lía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *