Raro, raro, raro

Ha sido una semana rara, pero no rara, sino rara, rara. De esos días que miras alrededor y todo te parece ajeno. Me pasó el martes con Héctor. Habíamos quedado para ir al cine y a media película me pregunté qué hacía yo allí, con un tío al que una vez conocí en una tienda de botones. Me pasó el miércoles, cuando de camino al trabajo, en el tren, un grupo de señoras me estrujaba sin piedad en plena hora punta. Sin embargo, no me pasó el jueves, cuando me planté en frente de un escaparate y entré a comprar sin medida. Lamentablemente, me volvió a pasar el viernes, cuando tuve un déjà vu. De repente, un año después, ahí estábamos Jairo y yo frente a una botella de vino y aparentemente muchas cosas que contaros.

Lo bueno de las citas, al menos las interesantes, es que uno las vive antes de que se produzcan;  imaginando violines y mariposas en el estómago; durante y, si todo sale bien, después. Aunque lo cierto es que las expectativas nada tienen que ver con la realidad que suele ser bien distinta. Normalmente, lo único que suena en tu cabeza es esa voz interior diciéndote: qué haces aquí, sal corriendo o, si el tipo en cuestión te gusta, deja de hablar y dame un beso. Las mariposas en el estómago se convierten en polillas feas y grandes, como las que atraviesan Madrid estos días. Por no hablar de la resaca de después, debido a todo el alcohol ingerido, si la cita se ha dado mal.

Confiaba en que mi cita con Jairo no fuera así. Pero diez minutos después de encontrarnos, ninguno de los dos rompía el hielo. Cuando estoy nerviosa tengo dos tics evidentes: no paro de mover las manos y hablo sin parar. Traté de controlar el segundo, pero el primero era imposible. Jugué con la servilleta, con el tenedor, con el móvil, tiré las copas al camarero, el vino a Jairo. En fin, que casi hubiera sido mejor hablar sin parar. Pasados los primeros minutos,  la primera bomba la soltó él:

-No has traído los zapatos.

Y yo, le seguí el juego.

-Si me los hubieras comprado tú, le dije.

-Sabía que se me olvidaba algo. A cambio te he traído esto.

Deslizó dos entradas encima de la mesa. Era para un concierto en el Auditorio Nacional el próximo día 22.

No sabía cómo tomármelo. Yo hubiera preferido ir al concierto de Bon Jovi, porque los violines están bien pero así después de tantos meses me parecía muy raro. Así que tras reflexionar unos segundos y con el objetivo de evitar tirar más cosas con mis manos empecé a hablar. Pero lo hice como si me hubieran dado cuerda. Y le solté todo. Qué quién se había creído, que me había hecho mucho daño, que no nos veíamos desde hace meses y, de repente, aparecía en mi vida otra vez, que estaba saliendo con otra persona, que se portaba muy bien conmigo y que no tenía derecho a aparecer así y destrozarme de nuevo la vida. Se lo dije todo del tirón, como si me hubiera quitado una banda de cera de las piernas. De repente me sentía aliviada y seca, de tanto hablar.

Sin embargo, después de mi perorata Jairo no parecía inmutarse. Me miró, respiró profundamente y me dijo:

-Yo soy así, es lo único que te puedo decir. Me encanta estar contigo y no quiero que cambies nada de tu vida. No quiero que dejes de salir con otros. No me importa, es más no quiero que me lo cuentes. Quiero pasármelo bien contigo. Y, de momento, quiero ir a un concierto el próximo sábado y espero que puedas venir.

Ahora sí las cartas estaban sobre la mesa. Sólo que yo tenía cuatro cincos y él cuatro reyes. Estaba paralizada por tanta sinceridad y por tener en frente la verdad que no había querido ver durante tantos meses, casi sin vino en mi copa, lo único que acerté a decir fue: un gin tonic, por favor. Creo que fue la mejor frase que dije en toda la noche.

Acerca de Cecilia G.

Todos los lunes, una nueva historia.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Raro, raro, raro

  1. Tamara dijo:

    Hola Lia!!! hacía ya algún tiempo que no te escribía, mil perdones :)
    Jairo Jairo Jairo…. siempre pululando de un modo u otro… nena a este paso si no te lo quieres encontrar más tendrás que cambiarte de ciudad! jajajaja no en serio… no crees que será como volver a caer en el mismo error? él ya te ha dicho que es así y no creo que lo cambie… ya tienes experiencia con él y realmente quieres “estar” con una persona así? quizá el no tenga problemas en que salgas con otros, pero y tú? tienes problemas en que él salga también con otras? Lo de Jairo lo veo como un déjà vu continuo, y que encima cada vez que aparece recaes, luego termina todo y la que sufre y lo pasa mal eres tú, pero si estar con Jairo es lo que te hace feliz, es lo importante, pero piensa que luego si te lo encuentras con alguna otra por ahí no te puedes enfadar, ni enfurruñar… él ha sido claro y honesto y él, es así..

    Un besito Lia :)

    • Cecilia G. dijo:

      Hola Tamara!
      Estoy pensando en cambiarme de comunidad jejejeje…el problema es que tenemos círculos muy comunes, o que es el destino que nos pone a prueba para que lo acabemos de superar de una vez…no sé!
      Sabes el refrán de si te engañan una vez la culpa es suya, si te engañan dos, la culpa es tuya? pues la culpa o la responsabilidad, no me gusta hablar de culpas, ahora sí que sí es toda mía.
      Gracias por estar ahí y por el apoyo
      Un besazo!!
      Lía

  2. Priscila dijo:

    Ayyyy Líaaa, tanto tiempo!! Yo tampoco te había escrito, pero eso no significa que no te haya leído (salvo la semana pasado que no pude entrar a la pág, así que lo acabo de leer hoy, hasta escribí en el face de tiempodehoy preguntando que había pasado) En fin.
    Denuevo Jairo! Ya me tiene bastante cansada este tipo… Y puede ser muy atractivo y seductor o lo que quieras, pero esta más que claro que para ti es mucho más de lo que es para él. Lo único que puedo “valorar” es que por fin fue sincero, o sea, yo creo que esta verdad era obvia, y que hasta tu misma la sabías, pero al menos lo dijo y ya esta. Creo que no puedes seguir viéndolo, creo que lo único que harás sera hacerte daño a ti misma. Y sé que es difícil, lo sé. Pero Chica por tu bien, déjalo. Sé que es como un imán que te atrae te atrae y te atrae, pero ahora necesitas ser racional y pensar con la mente fría. ¿Qué es lo que realmente quieres? Este tipo no te ofrece ningún tipo de estabilidad. Quizás de la noche a la mañana desaparezca (y sabes bien que no sería la primera vez). Mi humilde consejo, aunque ahora que lo leo mas parece un reto. Solo que no quiero que tu siguiente posteo sea que sigues saliendo con él! No quiero ver algún posteo que digas que la estas pasando mal o que estas sufriendo, por muy divertidas e irónicas que puedan llegar a ser algunas situaciones para los lectores xd. ¿Qué pasará con Héctor?
    Saludos desde Chile Lía!! Besitos para ti y tu gente! =D

    • Cecilia G. dijo:

      Hola Priscila!
      muchas gracias por preocuparte por mi ;)…uf creo que a veces necesitamos tiempo para buscar la mejor salida y también fuerzas para poder atravesarla. A veces ocurre que sabes que algo no te conviene y aún así eres incapaz de decir que no…
      Un abrazo para Chile y otro más grande para ti!

  3. Martbella dijo:

    Hola Lía,
    enocntré tu blog por causalidad. Muy chulo.
    Y sobre ese Jairo…a veces y muchas veces, por decirlo de modo más honesto, las mujeres malgastamos nuestras energías y emociones con tíos que no merecen la pena; y un día te sentirás muy agotada, vacía, con tu disco duro de memoria emocional totalmente saturado y no reconocerás a aquel buen hombre que más te convenga.
    Mándale a Jairo a freir lo que sea y que le dure mucho, para que no te distraiga más…
    Y también te recomiendo otro BLOG de una chica muy divertida y con lengua muy afilada, que escribe sobre esos temas:
    http://luciavitali.blogspot.com

    Besos,
    Marta, la bella :)

    • Cecilia G. dijo:

      Hola Martbella!!
      Bienvenida!! muchas gracias por seguirme, por tu comentario y por la recomendación del blog!
      Tenéis toda la razón pero siempre tiene que haber alguien que consiga sacarnos de nuestro quicio y condición…estoy buscando la manera de volver a él
      Mientras es una suerte teneros ahí!
      Lía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *