Relaciones Zombis

Sábado diez de la noche. Había quedado con María para ponernos al día sobre las pasadas navidades, el comienzo de año y Jairo, mi nuevo fichaje de invierno, del que aún no sabía si era un prêt-á-porter o un haute couture. Para no desentonar con la gélida temperatura madrileña nos fuimos al Olsen, a tomar unos buenos chupitos de vodka que nos protegieran del tiempo y abrigaran el corazón. María me contó sus vacaciones. Una deliciosa escapada en Nochevieja a Venecia con su chico.
-Es la primera vez que consigo librarme de mi familia y mis suegros en Navidad. Creía que me iba a sentir mal por eso, pero la verdad es que no. He disfrutado como una niña y hemos venido mejor que nunca.

-¡Brindemos por ello!, le dije yo.

Cinco chupitos de vodka después, a mí me sobraba todo. Sobre todo, los cinco chupitos. En este punto de la noche, aprovechando mi incipiente embriaguez, María se sinceró conmigo.

-Tengo que contarte algo. Hace unos días quedé con Marcos.
(Marcos era su “Ex”, con el que salió desde los 15 hasta los 27. Un señor “Ex”, que le rompió el corazón cuando la dejó por una compañera del trabajo)

-¡Estás loca! ¿Y eso?, grité.

-Hace varias semanas que me manda mensajes, mails… Quería saber de mí e insistió mucho en que quedáramos. Soy débil. En el fondo, quería saber si seguía sintiendo algo por él, a pesar de todo el tiempo que había pasado. Jamás lo diré a la luz del día, pero la verdad es que sí, sigo sintiendo algo por él. Y no quiero, pero no lo puedo evitar. Lo peor es que desde ese día, él no para de insistir. Quiere que volvamos a vernos y yo he rehecho mi vida, Lía, estoy muy bien con Juan.

-El consultorio de Lía al habla. Querida Marta, dos puntos, tengo tu diagnóstico. Marcos es lo que yo llamo una relación zombi. Esa que creíste muerta en un tiempo pasado, pero que sigue viva y vuelve para asustarte y joderte la vida.

-Muy graciosa, ahora en serio. ¿Qué hago?, no sé cuánto más puedo resistir, Lía. Este zombi me gusta y le quise mucho.

-Sí, pero es un zombi que ya mataste una vez, por lo visto no del todo. Y vas a tener que matar otra, si no quieres ser tú también, una muerta en vida. No sé si con un tiro en la cabeza, con agua bendita o haciendo que le dé la luz del día, pero esa relación está enferma. ¿Por qué acude ahora a ti?

-Lo ha dejado con su compañera de trabajo y…

-¡Bingo! María, dispara a la cabeza. Sin piedad o tú también serás una zombi.

Para superar esta confesión, pedimos muchos chupitos de vodka más. Y, entre trago y trago, la puse al día sobre la situación con Jairo. Nuestra cita en el Gim Room y el romántico paseo por el Retiro. Desde entonces, había pasado una semana y un mensaje: “Quiero volver a verte. Un beso. Jairo”.

-¿Y bien?

-Y bien, ¿qué?

-Quiere volver a verte y no te llama, ni te propone nada…Y este fin de semana, ¿qué?, ¿ha estado con otra?

-Este fin de semana nada porque no le he contestado. Quería quedar con mi amiga y su relación zombi, es decir tú. También porque quiero tomarme las cosas despacio. No voy a dar la vuelta a mi vida por un tío que conozco hace unas semanas. Y, por cierto, tiene derecho a salir con más gente porque, de momento, yo también lo pienso hacer.

-¡Brindo por la nueva Lía!

-¡Sí, yo también brindo, pero que sea con agua!

Cuando llegué a casa, 2.00 a.m., tenía un nuevo mensaje de Jairo que decía algo así como: “Me tienes abandonado. ¿Comemos mañana?”.

Quise darle a la tecla de responder pero por alguna extraña razón directamente relacionada con el vodka, no lo encontraba. Así que decidí, como Escarlata O´Hara, responder por la mañana.

Acerca de Cecilia G.

Todos los lunes, una nueva historia.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Relaciones Zombis

  1. Mamen dijo:

    Qué mala sombra tienen los zombis!! Tienen una habilidad especial para aparecer cuando todo va bien, reabriendo heridas, resurgiendo olvidados sentimientos y emociones…y se piensan que una tiene que estar ahí para cuando ellos lo requieran, que normalmente es cuando los dejan más tirados que una colilla…Espero que tu amiga le dispare y lo remate definitvamente!!! No merece la pena un zombi!!!
    Y querida está bien hacerles de sufrir un poco…pero ya es hora que quedes con Jairo!!!

  2. D. dijo:

    ¿Me podrias informar de si tienes algun libro publicado? He preguntado en la Casa del Libro y no he tenido resultado alguno, ni en otras librerias. Enhorabuena, ya era hora de q tuvieramos algo divertido para relajar nuestras cabecitas y hacernos pensar sobre la vida y las relaciones. Gracias anticipadas por tu respuesta.

    • Cecilia G. dijo:

      Estimada D.
      De momento no tengo ningún libro publicado, pero no lo descarto, sobre todo por vuestro apoyo, ánimos y comentarios. Te mantendré informada.
      Aprovecho para daros las gracias a todas/os los que seguís este blog y lo hacéis posible con vuestros comentarios y visitas.
      Un abrazo.
      Cecilia G.

  3. Kus dijo:

    Ainssss pero porqué será que cuando parece que la cosa marcha, somos nosotras las que nos queremos hacer las interesantes no contestando o dando largas. Eso no es tomárselo con calma. Eso es jugar con fuego amiga mía!
    Si de verdadquiere algo con él, que le comunique que quiere ir despacio, pero que se comunique. Que luego todas esas elucubraciones mentales acaban con el fracaso y entonces nos quejamos!. Si eso lo hacen ellos, son unos cabrones, y si lo hacemos nosotras, nos estamos haciendo las interesantes?. A por todas!
    Y sí, ánimo con el libro!

    Besos,

    Kus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *