La banca, su madre y los hijos

¿Estaría alguien dispuesto a dejar su coche en un garaje, sin poder sacarlo, hasta dos años, a cambio de que le den por él lo que presuntamente vale como vehículo de segunda mano (según los catálogos oficiales) y para poder recuperarlo tenga que pagar lo mismo que le dieron más un 8% de interés anual? Pues sí. Hasta cuarenta personas al mes han firmado los papeles en la única empresa que parece hacerlo legalmente en España. Es la cruda realidad y esto me hace pensar en el sistema financiero.

De su madre creo que no existe prácticamente nadie que no se haya acordado. Y me refiero, claro está, a la madre de los bancos, esas entidades no benéficas en las que depositamos nuestros ahorros y a las que les pedimos dinero para comprar cosas. Pero hoy he visto en televisión (era Tele5, porque me gusta citar dónde he leído o visto las cosas) un reportaje en el que me ha dado por pensar que los bancos también tienen hijos.

Me explico. El reportaje en cuestión se refería a unos vecinos de un pueblo de España que habían visto caer su negocio de compra-venta de coches y han decidido que hay que aprovechar la crisis. Cuentan con un buen local cerradito y seguro. Quienes no consiguen que el banco les preste dinero van allí con su coche. ¿Cuánto me dan por él? Pues oiga lo que marca el catálogo oficial, el que usan los concesionarios, y es que antes de frailes (financieros) nuestros protagonistas fueron cocineros(tenían un concesionario).

Quienes allí acuden no venden su coche. Lo empeñan. La empresa en cuestión tiene impreso en sus papeles el nombre de “Autoempeño”. Es como un monte de piedad de los de toda la vida, donde se deja el reloj propio o el del abuelo para salir de un apuro a cambio de billetes frescos. Pero oiga, es que los coches pierden valor. El reloj del abuelo posiblemente no, pero un coche dentro de dos años vale bastante menos.

Si cuando vaya a recuperarlo tengo que pagar lo mismo que me prestaron más el 8% de interés, el precio real del préstamo es bastante mayor, puesto que si ese mismo día volviera a empeñarlo me adelantarían por él mucho menos dinero. ¡Vale!, dirán algunos. Pero, ¿se diferencia mucho eso de lo que hace un banco cuando presta dinero para comprar un coche y si te quedan seis letras por pagar se quedan con él aunque su valor sea muy superior al de lo que queda por devolver?

Pues sí. Hay muchas diferencias. Cuando los bancos financian la compra de un coche se arriesgan a quedarse con él con seis letras sin devolver o con todas. Además, tienen que recuperar el coche, que no está en su almacén cerradito con llave. Y por si fuera poco, según datos del Banco de España, cobran una media del 7,14% de interés. ¡Ya!, ya sé que no es lo mismo, porque un banco jamás te dará dinero por tu coche usado de un día para otro para sacarte del apuro.

Pero hay otra gran diferencia. Si estos empresarios quiebran recuperan lo que pueden, pueden incluso suspender pagos y oiga, con algún que otro disgusto de por medio, aquí paz y después gloria. Un banco no cae así como así. Y si lo hace, a quienes tienen su dinero en él se les aseguran sus depósitos hasta una cantidad muy razonable (100.000 euros por titular y cuenta). Y además la banca tiene en España 265.000 empleados directos y muchos más que viven en gran parte de contratos con ellos. Y aun así, cobran el crédito más barato.

Nunca estaré en contra de que los emprendedores sean capaces de sacar chispas con dos piedras para volver a encender el fuego de su empresa en tiempos de crisis. Pero igual es un poco excesivo pasarse de revoluciones y pedir un 8% anual de interés por prestar dinero a cambio de un coche sin tener que mantener la estructura que mantienen los bancos que piden menos. Vaya, que no seré yo quien se parezca a San Pedro (por lo de las negaciones) y niegue que me he acordado muchas veces de la madre de los bancos, pero esta vez también he pensado en sus hijos, que son muchos cientos de miles de personas que viven del negocio bancario.
El Contraanálisis

Esta entrada fue publicada en El juego de la economia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *