A lo mejor Alemania tiene razón cuando se enfada

Muchos de los economistas antisistema, que también los hay, dicen en repetidas ocasiones que todos los países que se han dejado llevar a ciegas por los planes diseñados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) han sufrido algún tipo de desastre. Yo, personalmente, creo que los economistas del FMI a veces dicen muchas cosas obvias, de manual, sin mirar por debajo de las cifras. Eso que decían los antiguos contables de que “al papel hasta el culo le has de ver”.
Habiendo escuchado ayer como escuché a Felipe González hablar sobre la crisis de Europa, el ex presidente español tiene la misma opinión que el FMI. En su último informe con recomendaciones, el Fondo insta a las autoridades germanas a olvidarse por una temporada de los precios y fomentar el consumo interno para así lograr que su economía se equilibre algo más con las del resto de sus vecinos. El problema, según el Fondo, es que el crecimiento de la economía de Alemania se produce mayoritariamente por las exportaciones, mientras que el resto de socios del euro ven cómo sus economías crecen fundamentalmente por el consumo interno después de haber comprado muchas cosas a las empresas germanas.
Esto es de catálogo. Si Alemania incrementa su consumo interno crecerá más y sus vecinos también, porque podrán vender más bienes y servicios a los alemanes. Si las autoridades germanas, por el contrario, continúan en sus trece de basar su crecimiento en las exportaciones y no estimulan el consumo interior, como los vecinos no están en su mejor momento tampoco les comprarán como antes y todos irán cuesta abajo. No parece descabellado entonces darles la razón a Felipe González y al FMI. Pero es que los alemanes llevan muchos años con una política económica muy especial.
Tras la reunificación de las dos alemanias, allá por finales de los ochenta, el nuevo país inició un proceso de ajuste para equilibrar las economías de ambas partes (la occidental y la oriental), que  según algunos estudios de la época estaban a años luz, puesto que la renta real de Alemania Occidental era entre tres y cinco veces superior a  la de la Alemania ex comunista. Una de las cosas que ha caracterizado este proceso de ajuste ha sido la congelación en la práctica de los salarios en la parte occidental de Alemania durante décadas. Gracias a ello los orientales se les han acercado, igual que también se han acercado a la alemana las rentas de españoles, portugueses y griegos.
Una situación como esa sólo puede mantenerse en el tiempo con una inflación cercana al cero, porque sólo si los precios no suben los salarios congelados conservan el poder adquisitivo real. De ahí que las autoridades económicas alemanas hayan mostrado siempre un rigor obsesivo en el control de la inflación. Ahora han vuelto a hacerlo. Probablemente a Alemania no le hace falta un plan de recorte de gastos de 80.000 millones de euros como el que ha aprobado su Gobierno, pero si deja que su economía se convierta en el motor del consumo europeo, su inflación puede subir y sus sindicatos pueden armar un lío contra la congelación de salarios. Esto también es de catálogo.
¿Debe pensar más Alemania en Europa que en sí misma y no ahogar la incipiente recuperación del continente? Desde fuera es fácil decir que sí. Desde Alemania se ve de forma contraria. Y no nos olvidemos que ese espejismo de que con el euro todos nos hemos vuelto tan ricos como los alemanes tiene dos vertientes: en Alemania son un poco más pobres y fuera hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Ahora toca sufrir un poco o, lo que es lo mismo, quizás Alemania tiene parte de razón cuando se enfada.


El Contraanálisis

Esta entrada fue publicada en El juego de la economia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *