Los vaticinios de Sebastián y pisos sin vender

No ha mucho tiempo que el nuevo ministro de Industria, Miguel Sebastián, que según sus propias palabras controla la mitad de la actividad económica de España, se refería al problema de la vivienda con un pronóstico que hará historia: Se venderán más casas a menor precio, con lo que la construcción aterrizará de forma suave, vino a decir cuando aún trabajaba de asesor –y sólo de asesor- de ZP. Como dicen los viejos del lugar económico, el papel lo aguanta todo y eso –también es justo reconocerlo- era lo que decían los estudios más sesudos del momento. Si el precio de los pisos dejaba de subir disparatadamente habría más personas dispuestas a comprar.

Lo malo ha sido que al final se ha comprobado que todas esas cosas de las que hablan los estudios más sesudos, tales como la elasticidad de la demanda, el ajuste de la oferta o la corrección técnica, se resumen en que cuando los créditos se ponen difíciles y caros, los bancos dejan de hacer la vista gorda con las tasaciones y pasan tres meses seguidos de titulares anunciando que esto se desploma, se frena en seco la adquisición de viviendas. Probablemente porque quienes quieren vivir “en” su casa no logran que nadie les preste el dinero, mientras que muchos de los que hasta ahora compraban viviendas no para vivir en ellas, sino para vivir de ellas, han descubierto que por el momento no es el mejor de los negocios. Todo pasará, porque no hay mal que cien años dure ni país que lo resista.

El repentino aumento del euribor, ya anunciado hace dos días en este mismo blog, pone más difíciles las cosas para los próximos meses. Ahora es la flamante ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, la que quiere poner remedio al frenazo constructor con un plan de viviendas de protección oficial que sean apetecibles para los promotores y tengan precios asequibles para los compradores. ¿Lo conseguirá? Mientras los tambores de crisis sigan sonando, lo más probable es que los españoles recuperen la cultura del calcetín y se pongan a ahorrar lo que puedan en lugar de gastarlo ni invertirlo. Pero en un ministerio que tiene la mayor parte de las competencias transferidas a las comunidades autónomas es de agradecer que haya alguna idea nueva, aunque sea difícil que triunfe después.


El Contraanálisis

Esta entrada fue publicada en El juego de la economia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *