La CatalaNada

Después de declarar Carles Puigdemont, la independencia y a continuación de suspenderla en aras de un diálogo/mediación, se ha querido ver un paso atrás en la deriva separatista o una puerta abierta hacia ese diálogo. Craso error. No hay ningún paso atrás ni siquiera ninguna puerta entreabierta y ello porque el discurso de Carles Puigdemont hay que interpretarlo (en correcta hermeneútica) y dotar de contenido a esa supuesta remisión al diálogo/mediación acudiendo al propio texto del discurso. En éste  (09′ 30” aprox.) se dice ” el gobierno catalán no se desviará ni un milímetro del diálogo, de la tolerancia, del respeto a la discrepancia y de la voluntad negociadora “. Lo que significa que no se desviará ni un milímetro del diálogo/voluntad negociadora desplegada hasta ahora (referéndum,sí; o, referéndum también).

Ada Colau ha señalado “gracias por apostar claramente por el diálogo/mediación”. Ada Colau no se ha enterado ni un milímetro del discurso de Carles Puigdemont (al menos el pasaje del 09′ 30”). Lo de que “el gobierno catalán no se desviará ni un milímetro” realmente  viene a significar y adelantar, es el futuro y próximo ejercicio, en las próximas horas/días, de su derecho a no declarar.

No hay ni plan B ni C ni ningún otro plan. No hay nada de nada. Lo que hay es la CatalaNada: nada de nada nuevo más allá de una indepedencia mantenida pero simplemente diferida y que, por tanto, no tiene ninguna relevancia ad extra sino únicamente ad intra  hacia la población separatista a la que se la empujó hacia un salto de fe y que muy pronto se estrellarán contra el Estado de Derecho).

Si las propuestas de Carles Puigdemont se reducen a la nada (referéndum sí; o, referéndum también), las propuestas de Oriol Junqueras son del tipo plegarias/oraciones (” yo soy una persona buena, no hago mal a nadie, voy a misa “, ergo, debe aceptarse la independencia) y éstas no conforman ningún diálogo político sino lo mismo: nada de nada. Bien podría calificarse a Oriol Junqueras como el padre espiritual de la teología de la “liberación” del pueblo catalán de la “opresión” española.

Siguiendo los tintes “religiosos” de esta deriva, la vía que procede es  la ruta de la  seudorepública al purgatorio y de éste al único reino que existe en este mundo que no es otro que el Reino del Estado de Derecho más allá del reino de la demogagia-”progesista” de un mundo “sin detenciones, inhabilitaciones y sin multas”.

Íñigo Errejón en la mañana de ayer decía “dejemos de hacer como si esto (el problema catalán) no existe” y volvía a insistir en que los ” los grises” (las posiciones supuestamente ecuánimes de Podemos) deben situarse en el diálogo y en el referéndum pactado. La apuesta de Errejón (y , así mismo, la de Pablo Iglesias) por los “grises” le sitúa en el daltonismo político porque el diálogo/referéndum pactado se halla en el extremo más apartado del negro. Lo que verdaderamente “debe dejarse de hacer” es como si el Estado de Derecho no existiese.

Aceptemos, a efectos puramente dialécticos, el playback de Podemos que hubiera que sacar a Rajoy del Gobierno porque fuese inhábil. Lo que también habría que aceptar es que en el mundo de los ciegos (daltonismo profundo de Podemos y la venda en los ojos que se pone Pedro Sánchez demorando hasta el ” in extremis” y a regañadientes el apoyo en las medidas de defensa del Estado de Derecho) el “tuerto” (Mariano Rajoy) es el Rey y, por tanto, quien debe continuar como presidente del Gobierno y conforme a su elección democrática.

La firma del documento, tras el discurso de Puigdemont era la rúbrica de su propia sentencia. El cant dels Segadors más bien parecía una elegía por la muerte política de más de uno, así como unas letanías :Señor, ten piedad; Señor ten misericordia; perdónanos Señor;Santa María Virgen, ruega por nosostros.

Difícilmente se puede dialogar con las propuestas de la nada de la nada: la CatalaNada. Recuérdese el brocardo romano “ex nihilo nihil fit” (nada surge de la nada) y, en consecuencia, ninguna república surge de la nada (seudolegislación catalana de los días 6 y 7 de septiembre).

El gobierno catalán, todavía, está a punto de suspender pero de verdad la maquinaria de la deriva separatista y es insertando el programa de la Ley: el Estado de Derecho.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *