Pablo Iglesias: de la espada a la catapulta

Estos días se ha intentado emparentar a algunos a través de sus corbatas (el rojo del partido republicano de Donald Trump y el rojo de corazón de Putin) así como a través de sus flequillos (Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-Un), pero se mire como se mire no hay forma de ensamblar la pretendida”unidad” y la rivalidad existente (la espada de Pablo Iglesias y la palabra-planteamientos de Iñigo Errejón), salvo que se pretenda colar esa “unidad”, únicamente, a las “inteligencias colectivas” de Podemos. En Vistalegre II, Miguel Urbán gritaba: “Somos compañeros. Somos compañeros”. Sí, de acuerdo, compañeros; pero compañeros, irreductibles.

Y si Vistalegre II finalizó con la entrega de la cabeza, con el rostro humillado, de Iñigo Errejón (utilizando Pablo Iglesias su espada: “yo; o, de lo contrario, me voy) en bandeja no de plata ni morada sino sangrienta, al Cesar vitoreado y aclamado; ahora, en el Consejo Ciudadano se ha catapultado (nuevo modelo de arma utilizada por Pablo Iglesias) la cabeza de Errejón hacia la candidatura de las primarias de Podemos para las elecciones de la Comunidad de Madrid. Toda una exhibición del patrimonio, puramente armamentista de Pablo Iglesias al modo que el ejercito noteamericano ha realizado esta pasada semana, en unas maniobras de la OTAN en Constanza (Rumanía).

Compañeros sí, pero si  no cuanto más lejos mejor; sí, cuanto menos cerca mejor. Cristina Cifuentes califica el desenlace del Consejo Ciudadano sobre Errejón como un destierro pero más bien habría que expresarlo como un descenso a los infiernos desde el asalto a los cielos. No obstante, será una situación transitoria. La historia enseña que la palabra (en este caso, los planteamientos de Errejón) más tarde que pronto termina  no imponiéndose sino prevaleciendo sobre las armas (el vacío de Pablo Iglesias consistente en “no hay que dejar de dar miedo” y representado con su espada y su catapulta) y ello ocurrirá en las próximas elecciones generales, si  no con la pérdida de otro millón de votos, sí con el desvanecimiento de ese sueño por la presidencia del Gobierno con el bagaje de “méritos” de la semana pasada.

Este pasado miércoles, en la Comisión de seguimiento de los pactos de Toledo (sobre pensiones), Pablo Iglesias pretendió “aprovechar” la presencia del gobernador del Banco de España, Luis Linde, para preguntarle por otros temas distintos a los que ahí se trataban y,  ante el natural rechazo, por parte de Celia Villalobos, de tal intento, Pablo Iglesias alegó “flexibilidad democrática”. ¿ Y, por  qué  no, también, flexibilidad aérea? Pensemos que Pablo Iglesias se dirige en avión desde Madrid a Zaragoza  y en la terminal del aeropuerto ve al piloto del vuelo Madrid-Barcelona y pretende  que  le lleven y dejen en Zaragoza “aprovechando” que el vuelo Madrid-Barcelona , atraviesa y pasa por Zaragoza.

Pablo Iglesias llegó al esperpento cuando siguió criticando el rechazo a su intento de “aprovechar” la presencia del gobernador del Banco de España, al referirse a éste rechazo de Celia Villalobos como “una actitud de estilo autoritario y un secuestro de la voluntad parlamentaria”. ¿En Venezuela, no hay, ningún autoritarismo ni ningún secuestro de ninguna voluntad? Para formular preguntas no relacionadas con los temas de la Comisión, Pablo Iglesias alegó la libertad de expresión. Una comparecencia en una Comisión para temas específicos no es una comparecencia como en una rueda de prensa. En ésta, el elenco de preguntas que procede formular es más extenso en correspondencia con la mayor amplitud de la misma. En cambio, en una Comisión para temas específicos, las preguntas vienen correlativamente, y de suyo, delimitadas por los concretos y determinados temas de la Comisión porque de lo contrario estaríamos dando carta de naturaleza a las acusaciones sorpresivas, conculcando el  legítimo derecho a preparar , previamente, la defensa.  Pablo Iglesias terminó espetando (¡cómo, no!) a Celia Villalobos:  “da una pésima imagen de su partido y de usted”. Sin embargo, la actitud de Celia Villalobos parece ser que fue en todo momento conforme al sentido común (explicitada esta lógica en el símil aéreo) e igualmente con el reglamento de la Cámara. Pablo Iglesias apela a la “flexibilidad democrática” sin saber (¡¡¡pasmémonos!!!)  sin recordar la esencia de la democracia. Ésta, no es otra cosa que el ejercicio de cualquier forma de gobierno/derecho/libertad/facultad bajo el imperio de la Ley y de conformidad con ella (incluyendo todas las modalidades normativas como son los reglamentos). Después de estas manifestaciones de Pablo Iglesias ( de las que hay  y habrá por doquier, donde elegir),  parece ensanchado el camino hacia la pérdida de un millón de votos y que el descenso de alguno a los infiernos continuará con el resto de los compañeros de similar “inteligencia colectiva”.

Lo hasta aquí relatado (del pasado miércoles por la tarde ) fue el punto y seguido de lo que por la mañana había sucedido en el Congreso con el habitual montaje de la carpa del circo de los carteles y estampitas. Lo que, continuamente, subyace en esta afición circense es una forma de suplir y contrarrestar (con carteles y estampitas) un profundo déficit-vacío en el contenido de la palabra como horas más tarde evidenció Pablo Iglesias. No está claro si la próxima función circense consistirá en tender pañales, dodotis, en el Congreso porque si unos llevan a Ivanka; otros, llevan a los bebés. Este mismo déficit en el contenido de la palabra  es el que subyace en las expresiones (y sus derivadas) de Pablo Iglesias: “no podemos dejar de dar miedo”. Efectivamente, porque si además de no poseer oratoria de contenido, no se utilizase el recurso al miedo , nada se tendría y, de ahí, el agarrarse a éste como clavo ardiendo pero al final sucede lo que sucede: que se acaba quemándose (pérdida de un millón de votos). Lo mismo subyace en la ira furibunda de Irene Montero y de otras “inteligencias colectivas”. Dime de qué presumes (” no podemos dejar de dar miedo”) y te diré de qué careces (el contenido de la palabra).

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *