La violencia en el delito de rebelión

La redacción del delito de rebelión incluye la expresión “violencia” y de ahí que se alegue, por algunos, mecanicistamente que no cabe aplicar dicha figura delictiva al separatismo catalán en cuanto que parece que no han actuado con “violencia” en el sentido de fuerza física. En cada figura delictiva se ha de superar la pereza mental de limitarse a la mera  literalidad y se debe indagar su verdadero significado a través del conjunto de otros elementos como el criterio del legislador (mens legislatoris) que lo introdujo, la interpretación existente por parte de los tribunales, la conexión con el resto del ordenamiento y, sobre todo, de los hechos objeto de análisis.

El término “violencia” se introdujo en el año 1995 con una finalidad muy concreta y fue para que no quedasen criminalizadas y, por tanto, englobladas dentro del delito de rebelión las declaraciones de independencia que pudieran llevarse a cabo, siendo éste el dato clave, de manera democrática (es decir, de conformidad con los procedimientos de reforma constitucional).

Por lo tanto, una declaración de independencia como la llevada a cabo por el separatismo catalán incurre en la “violencia” del delito de rebelión en cuanto que la referida proclamación de independencia se ha realizado de una manera no-democrática (saltándose el núcleo sustantivo de la Constitución así como sus procedimientos de reforma, Estatuto, reglamento del Parlament, sentencias del Tribunal Constitucional y todo lo que han querido).

Por su parte, dentro de los pronunciamientos judiciales existentes sobre el delito de rebelión, debe citarse el auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 1 de marzo de 2005 en el que se indica que la “violencia” existe desde que se acepta la mera posibilidad de su utilización, si fuese preciso, para conseguir el objetivo separatista. Este mismo auto señala, igualmente, algo no menos importante : “El Estado de Derecho tiene mecanismos suficientes al margen del Derecho Penal para, en esta fase en la que nos encontramos, frenar todo tipo de planteamientos políticos que no se ajusten a los procedimientos y cauces legales y constitucionales”. Esto último significa que si en una fase inicial del Plan Ibarretxe se sugería por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco acudir a mecanismos al margen del Derecho Penal; es, esto precisamente, lo que debía haberse hecho en las fases/estadios anteriores del separatismo catalán como el acudir, en esos momentos, a la aplicación del artículo 155. Si el PSOE, a través de Margarita Robles, a comienzos de este verano de 2017 se pronunciaba rotundamente en contra del 155, ¿qué habría dicho, sobre su aplicación, en el 2015? Fue en noviembre de 2015 cuando el Parlament aprobó la Resolución 1/XI del inicio del proceso de crecación de la república que en su apartado sexto señalaba que este proceso (que lo califica de desconexión “democrática”) no se supeditará ni siquiera a las decisiones del Tribunal Constitucional. Y hasta el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en auto de 24 de marzo de 2014 ha entendido, en el mismo sentido que el TSJPV, que la “violencia” del delito de rebelión abarca la aceptación de la posibilidad de su utilización.

A título ejemplificativo e ilustrativo, puede hacerse un repaso de lo que ocurre en otras figuras delictivas. En el delito de coacciones se utiliza, también, la expresión “violencia”. ¿Significa que sólo puede existir el delito de coacciones cuando se utiliza la fuerza física? En modo alguno. Si además de la literalidad de la redacción del delito de coacciones acudimos a la jurisprudencia existente sobre el mismo, observaremos que el Tribunal Supremo ha señalado que la “violencia” en este otro delito incluye la intimidación e incluso hasta simplemente la fuerza en las cosas (vis in rebus) y ello, entre otras razones, no sólo porque quedarían excluidas de este delito la mayoría de coacciones que se producen con intimidación así como con fuerzas en las cosas sino sobre todo porque lo decisivo es el efecto coactivo (de impedir hacer/ compeler a hacer) más que la propia acción (el medio empleado; fuerza física, intimidación, así como fuerza en las cosas). Así mismo, el Tribunal Supremo por Acuerdo del Pleno de la Sala de lo Penal de 28-II-2006 dictaminó “mantener la jurisprudencia de esta Sala rechazando, en consecuencia , la propuesta planteada” (de restringir la interpretación de la expresión “violencia” en el delito de coacciones a la fuerza física).

En cualquier caso, decir que no ha existido “violencia” en el separatismo catalán en los lanzamientos de piedras a la Guardia Civil sería invertir la realidad de los hechos objeto de análisis al modo en que se intenta subvertir el ordenamiento jurídico. Los mismos “iluminados” que no quieren analizar la finalidad con la que se introdujo la expresión “violencia” en el año 1995 ni quieren saber nada de la interpretación jurisprudencial que existe del delito de rebelión son los mismos que dicen que el lanzamiento de piedras se queda en un delito de atentado contra los Agentes. Los referidos lanzamientos trascienden el delito de atentado y quedan absorvidos por el delito de rebelión teniendo los autores de tales lanzamientos la conceptuación de participantes de dicho delito de rebelión.

Dentro de la línea de completa insolencia en la que se desenvuelven las declaraciones del fanatismo separatista, Carles Puigdemont en la rueda de prensa celebrada en Bruselas se cuestionaba si el Estado español aceptaría el resultado de las urnas del 21-D. Es el propio separatismo el que apunta que si su bloque resulta mayoritario continuarán el mandato de las urnas de proseguir la ruta independentista y, por lo tanto, lo que en realidad están haciendo es no aceptar el resultado de las elecciones porque el mandato surgido de las urnas es el de actuar dentro del marco de la legalidad y cualquier veleidad separatista implica extralimitarse del verdadero mandato de las urnas. La Constitución permite, dentro del respeto a la misma, el completo cumplimiento del mandato de las diferentes opciones políticas.

Carles Puigdemont terminaba la rueda de prensa haciendo una apelación a las “inteligencias colectivas” del separatismo lo que recordaba la misma observación que en Vistalegre II realizó Rafael Mayoral sobre las numerosas “inteligencias colectivas” de Podemos que estaba viendo. El independentismo catalán y Podemos se entrelazan y confluyen a través de sus “inteligencias colectivas” (ausencia de inteligencias individuales).

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La contradicción de la república catalana

La proclamación de la independencia de la república catalana ha representado la constitución de una hipoteca unilateral del Parlament sobre Cataluña y la peculiaridad de esta hipoteca política es que desde su  formalización (con las leyes de referéndum y de transitoriedad los días 6 y 7 de septiembre) se han adelantado los efectos, de carga/lastre inherentes a toda hipoteca, exteriorizados en la palpable disminución del valor económico de la finca hipotecada (Cataluña) a través de la fuga de las empresas cualitativamente más representativas del sector empresarial y financiero.Así mismo, otra peculiaridad es el hecho que esta hipoteca va a seguir constituyendo una carga para Cataluña y sus posteriores gobiernos aún después de la cancelación de la misma por medio de su anulación por el Tribunal Constitucional  así como por su derogación por el nuevo Parlament.

En la proclamación de la independencia de la república catalana por el Parlament no se hizo constar ninguna limitación de la responsabilidad hipotecaria por lo que ésta no excluirá la responsabilidad obligacional/personal (adáptese, penal  y política) pero la particularidad más inaudita y leonina  que representa esta hipoteca catalana es que la ejecución de la misma se inicia acto seguido de su constitución (el mismo día 27 de octubre) y ello a raíz de la expresividad de los rostros de esa “gran mayoría” por la que se aprobó la república catalana. No eran los abrazos del término de ninguna hoja de ruta sino los abrazos del dolor del iter criminis.Lo que latía en el Parlament tras la votación de la república era el ambiente de una hipoteca flotante. No se ha proclamado ninguna res- publica (de todos) sino, exclusivamente,  de la realidad invertida de su mundo imaginario. No eran los abrazos de ningún nacimiento sino los abrazos del pesar de una caída porque como decía la penalista Concepción Arenal ” nadie cae en el abismo sin haberse acercado voluntariamente a su orilla” (la seudolegislación de los días 6 y 7 de septiembre, el referéndum ilícito y la república, nula de pleno derecho, proclamada por esa “gran mayoría”). Todos los bastones de mando no son suficientes para sostener esa caída y, la nueva expresividad de sus rostros, así lo evidenciaba.

Si los preámbulos de los actos jurídicos no tienen carácter vinculante, en el caso de la proclamación de la república catalana parece que tuvo un carácter más que vinculante e incluso fulminante a través de la mencionada “celebración”. En el preámbulo de la referida proclamación, Carmen Forcadell advirtió que la misma proclamación podría estar afectada por lo que ella llamó las “intercolutorias” del Tribunal Constitucional. Por una parte, el separatismo no reconoce la legalidad estatal; pero, por otra parte, instantes antes de proceder a la votación de la república catalana se advierte que la validez de la misma está pendiente del pronunciamiento del Tribunal Constitucional. Es la contradicción del separatismo y de su república, con sus propios actos, en su máxima expresión. No hay nada más destructivo que aprobar declaraciones y leyes que se sabe que no se van a poder cumplir. La pendencia del Tribunal Constitucional no se trata de ninguna condición resolutoria sino de la más absoluta de las nulidades.Pronto observará Carmen Forcadell (como ya, debería haber leído) que se trata de unas resoluciones bastantes más consistentes y firmes que sus “interlocutorias” así mismo como otras resoluciones provisionales de otros órganos judiciales porque la referida advertencia que realizó no la exime, en modo alguno, de su responsabilidad. Se dice por el separatismo que a muchos se nos va la boca con la Constitución pero una vez más, ellos mismos, se atragantan con sus propias palabras cuando en el momento más culminante del separatismo (proclamación de la independencia) reconocen la legalidad estatal por medio de la citada advertencia. Igualmente se dice por el separatismo que no sienten (consideran) que Carles Puigdemont haya sido cesado. Solamente, alguien siente (considera) algo cuando no se halla en la realidad porque si lo estuviera no tendría necesidad alguna de sentir (considerar) nada sino de constatar remitiéndose a la realidad . A este respecto, Ada Colau tras ser nombrada la “Emperatriz de la ambigüedad” no le faltó tiempo, horas después, para autocoronarse como tal cuando preguntada por su opinión sobre el cese de Carles Puigdemont manifestó: “no sé qué responder”.

Tras la proclamación de la república catalana, se dice que la respuesta del 155 de la Constitución y la convocatoria de las elecciones autonómicas no van a resolver el problema político mientras no se dé una respuesta , también, política a través del diálogo. Debe observarse que en un Estado de Derecho no puede abrirse ningún portillo al mismo por medio de seudodiálogos que tratan de eludir la ley al referirse a un “diálogo sin condiciones” (sin la Constitución) y , resaltarse que en un diálogo, la Constitución no es ninguna condición sino un presupuesto y antecedecente de cualquier diálogo. Fue Abraham Lincoln quien dijo : “El Congreso y los tribunales están para derrocar a los hombres que pervierten la Constitución”. (Adáptese , a fecha de hoy, la expresión “derrocar”). Véase el video ” Pablo Iglesias no puede pronunciar la palabra España”.

Se dice que lo que mal acaba (la semana pasada con el inicio de la ejecución de la hipoteca catalana) es porque mal empieza (también, la semana pasada). En efecto, la semana comenzó con las sucias palabras de Ramón Espinar que preguntado por la posible coincidencia de la agenda de Carles Puigdemont en relación a su comparecencia en el Senado, manifestó que habría que ser “muy burros”  si  no se habilitaba un hueco a Carles Puigdemont.

Quien habla de los demás de ser “muy burros”, lo que hace es erizar los pelos de su ignorancia (al modo de Pablo Echenique) cuando desconoce que las normas de cortesía profesional establecen que las reuniones entre profesionales se realizan en el foro del profesional de mayor antigüedad en la misma y es evidente que ésta se halla en la Nación española; y, sobre todo, porque si nuestra Constitución establece la prevalencia de la legislación estatal sobre la autonómica (en los casos en que sobre un punto concreto incidan ambas legislaciones), ¡cuánto más! ocurrirá con la configuración de las agendas. Como dice el refrán “A la corta (cortísima para Ramón Espinar) o a la larga, cae el burro con su carga” (la estupidez de sus sucias palabras). Carles Puigdemont ni acudió al Senado.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La antinomia de la autonomía catalana

“La antinomia de la autonomía catalana”:

El que a hierro mata (léase, la seudolegislación de los días 6 y 7 de septiembre) no es que a hierro muera sino que en el caso catalán simplemente “muere” con una simple pluma (léase, con el contenido de la palabra expresada en las medidas acordadas en Consejo de Ministros de este pasado sábado). La pluma, una vez más, es tan poderosa frente al golpe de Estado jurídico-político de los días 6 y 7 de septiembre que hace que a Pablo Echenique se le pongan los pelos de punta. El 155 se ha demorado su aplicación (entre otras razones) para no erizar la igrorancia del citado Echenique y otros muchos “iluminados” que desconocen que Constituciones de nuestro mismo entorno cultural como la italiana autoriza hasta la disolución de los mismos Consejos Regionales y que en Alemania la doctrina constitucionalista permita hasta suplir la actividad legislativa. Quienes disponen de un amplio pelaje como los lobos, no es extraño que se les pongan los pelos de punta si principalmente Carles Puigdemont, su gobierno y parte de la población catalana  utilizada/engañada como marionetas son y actúan como un lobo para el hombre.

Instantes después de la comparecencia de Rajoy tras la celebración del Consejo de Ministros, Aitor Esteban se preguntaba que cómo es posible que se pueda decir que no se ha suspendido la autonomía tras las medidas comunicadas. La respuesta es sencilla. Difícilmente se puede suspender lo que no existe desde los días 6 y 7 de septiembre al haberse saltado lo que sustenta y legitima a la autonomía: La Constitución y el Estatuto.Lo  que Aitor Esteban confunde y no distingue es algo tan de bulto como que una cosa es la autonomía en sentido propio constituida por la existencia misma del ente autonómico de la Comunidad Autónoma y otra cosa son sus órganos.

La seudolegislación resultante de los días 6 y 7 de septiembre constituye la más absoluta antinomia de la autonomía tanto frente a la Constitución como frente al Estatuto. Respecto a la antinomia de la ley del referéndum ya se ha pronunciado el Tribunal Constitucional anulándola por unanimidad. No obstante, las medidas judiciales aisladamente no son suficientes y de ahí la aplicación del 155 de la Constitución. Pocas veces, las medidas acordadas del 155 cumplen tanto el principio de proporcionalidad en el sentido exigido por el Tribunal Constitucional e igualmente, pocas veces, también la reiteración delictiva del gobierno catalán es tan contumaz (aún habiendo sido suspendida/anulada por el Tribunal Constitucional). Con razón se ha dicho que la mente humana es limitada (léase, los errores de los días 6 y 7 de septiembre), pero la estupidez humana es ilimitada (léase, la referida contumacia).

El premio de esta pasada semana a la estupidez política habría que dárselo a Artur Mas cuando dijo que Rajoy lo que quiere es que Carles Puigdemont “se baje los pantalones”. Nadie quiere ello y difícilmente puede Carles Puigdemont bajarse los pantalones cuando ya se los bajó, los días 6 y 7 de septiembre: él sólo o con la provocación de la CUP y siendo aclamado por medio Parlament.

Por otra parte, el club de la realidad invertida de Esther Vera y de Ada Colau va ganando adeptos y así este pasado jueves, Gabriel Rufián preguntado por la posible aplicación del 155 señaló que sería: “dramático”. Fue, también, casi hace 40 años cuando el insigne García de Enterría ya salía al paso, de tonterías como esta,  diciendo que “hay que desdramatizar el 155 “. El drama de Gabriel Rufián y otros es que su fanatismo les impide ver más allá del reverso de sus estampitas y cuando tienes una visión (de esta manera) tan limitada de la realidad, la consecuencia es separarse de ésta abocando en la sedición. El único que tiene las manos sucias es aquel a quien le resbala España y la democracia manifestado ello en múltiples ejemplos como no asistiendo a los actos institucionales, teniendo sólo una “pata” en las instituciones y la cabeza fuera de las mismas, promoviendo como “patriotas” el separatismo, etc…Lo sucedido los días 6 y 7 de septiembre fue la expresión de la particular democracia del gobierno catalán: la vildemocracia.

No podía faltar a sumarse, al referido club de la realidad invertida, Irene Montero cuando este pasado jueves preguntada igualmente por la posible aplicación del 155 manifestó que supondría ” un recorte de derechos que tanto nos costó conseguir”. De querer terminar con el “régimen del 78″, ahora parece (es un espejismo) darse cuenta que dicho “régimen” del 78 supuso el más amplio reconocimiento de derechos y libertados y especialmente a través del Tribunal Constitucional. Quizás, los derechos sólo se consiguieron cuando surgieron los “ilustrados” de las “inteligencias colectivas” de Podemos.

La caza de brujas ha continuado esta semana pasada alcanzando incluso a la administración de loterías de la bruixa d´Or en Sort (Lleida) por sentirse su titular Xavier Gabriel, catalán y español. La caza de brujas no se llevó a cabo tanto por los tribunales de la Inquisición sino por tribunales ad hoc y es curioso que ahora sucede lo mismo a través de la CUP. En pocos sitios de Cataluña como en Sort va a hacer tanto daño el separatismo.

Los separatistas dicen que a muchos se les está llenando la boca con la Constitución.  A quienes se les está llenando la boca es a los propios separatistas  que hasta se ahogan  comiéndose  sus propias palabras. De no ver ningún golpe de Estado los días 6 y 7 de septiembre , ahoran sí que lo ven o pretenden verlo porque lo que están percibiendo cada vez más cerca es el el calor abrasador del fuego que prendieron los días 6 y 7 de septiembre.

El problema de Carles Puigdemont es que se cree tanto “el Ungido” como  que la existencia del Código Penal es una fantasía y hacérselo creer a una parte de la población catalana. La única fantasía es la de que la soberanía de España recae en Cataluña. Fue Albert Einstein quien dijo: ” Mi ideal político es la democracia. Nadie debe ser divinizado”.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Los Catalumbreras del gobierno catalán y otros

” Los Catalumbreras del gobierno catalán y otros”:

Siguiendo con el cúmulo de esperpentos que se ecuchan estos días, se ha llegado a decir que dado que el Parlament no ha emitido la declaración de independencia de Cataluña no procedería la aplicación del artículo 155 de la Constitución. ¿Acaso exige, el citado artículo, la citada declaración de independencia? En modo alguno. La declaración de independencia no es el presupuesto de aplicación de 155 sino el que una comunidad autónoma no cumpliere las obligaciones que le competen o atentare gravemente al interés general de España. ¿Acaso la seudolegislación de los días 6 y 7 de septiembre, la celebración del ilícito referéndum, la actuación playera de los Mossos, etc… no atentan gravemente al interés general de España?

Por su parte, hay quienes dicen que después de leer tropecientas mil veces el discurso de Puigdemont no saben lo que ha dicho o ha querido decir. Lo que dijo fue: “el gobierno (catalán) y yo mismo, proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia”. Es evidente que no es una expresión muy afortunada decir que se suspenden los efectos de algo que todavía no se ha producido como es la declaración formal de independencia pero cuando la literalidad de las palabras no es óptima, no hace falta llevar a cabo grandes esfuerzos interpretativos si se acude a los actos anteriores a las imprecisas palabras para averiguar qué quiso decir. Estos actos actos anteriores no son otros que la seudolegislación de los días 6 y 7 de septiembre que implicaba el inicio de los trámites de la declaración de independencia, trámites que continuaron con la celebración del ilícito referéndum; y que, por lo tanto, lo que Carles Puigdemont se proponía suspender era la culminación de dichos trámites con la declaración formal de independencia por el Parlament.

Cuando se produce una agresión de cualquier tipo física o jurídica no se debe esperar a que se desarrolle y finalice (léase, declaración de independencia) porque en tal caso lo único que se consigue es que la rehabilitación sea, cuando menos, más prolongada. El Gobierno de la nación no pudo reaccionar frente al inicio (días 6 y 7 de septiembre ) de la agresión por la firme oposición del PSOE mantenida desde antes del verano como posteriormente la velada oposición expresada por Oscar Puente señalando que la aplicación del 155 dependería de “cómo se desarrollasen las circunstancias”. Ahora, se desvela que esas circunstancias no eran otras que sacar el rédito político de un acuerdo de reforma de la organización territorial a costa de contemplar y permitir que la agresión separatista se desarrollase y conseguido dicho acuerdo, Margarita Robles destaca más este acuerdo que el otro acuerdo de hacer frente a la agresión constitucional con lo que el PSOE antepone el interés de su partido al interés general del Estado.

Cuando se persiste en  una agresión al orden constitucional (infinitamente mayor que pisoteándolo), lo que procede no es andar de puntillas con curas de primeros auxilios consistentes en simples actuaciones judiciales individualizadas sino que lo que procede es una verdadera asistencia juridico-sanitaria porque siempre es preferible la cirugía reparadora de consolidación de las fracturas que la cirugía de reimplante. La hora de la política llevada hasta ahora de retardar (obligada para el Gobierno y motivada por el PSOE) la reacción frente a la agresión constitucional, ha terminado. Existe un problema canceroso y requiere de medidas de tipo oncológico que deben adoptarse por todos los partidos verdaderamente constitucionalistas con un firme criterio de Estado aunque puedan conllevar la pérdida de pelo (léase, votos). El pelo como los votos, se recuperan. La vida (léase, la soberanía) no se recupera.

En el requerimiento al gobierno catalán se le indicó que la única salida viable es la salida “número dos” consistente en responder que “no” se había declarado la independencia y que se corresponde con el artículo número dos de la Constitución: el reconocimiento de la soberanía nacional que radica en la totalidad de los ciudadanos españoles. No se trata con ello de pretender humillar a nadie porque para ello se bastan los Catalumbreras de los días 6 y 7 de septiembre, solos o en compañía de otros como parte de la población catalana utilizada como marionetas y, sobre todo, del megasatélite por tierras madrileñas de Gabriel Rufián porque de la España de la pandereta se ha pasado a la España exhibicionista en que  todo el “discurso” político de algunos se reduce a exhibir estampitas podemitas. Quien se acuesta con los cuentacuentos de la TV 3,  se levanta con los cantamañanas del gobierno catalán. Que el separatismo se autoridiculiza a sí mismo sin la ayuda de nadie se comprueba observando el recorrido de su hoja de ruta que se introduce hasta en las prisiones (como la de Brians I) para captar adeptos y servir de fundamentación a un delirante recurso “jurídico”-penitenciario. El Congreso de los Diputados también tiene las puertas abiertas al separatismo para que exponga las magnificiencias del mismo.Corresponde  al separatismo elegir si quiere hospedarse en el Congreso (léase, en el Estado de Derecho) o si quiere saturar las prisiones. Se trata simplemente de restaurar el Estado de Derecho para proceder, a continuación, al ejercicio de la política porque ésta sólo tiene su cabida dentro del mismo.

Ada Colau hace suyo el principio de la realidad, patrocinado por Esther Vera, de la existencia del separatismo. Más bien habría que denominarlo el principio de la realidad invertida porque más que la llamada a desescalar lo que hacen es escalar por las cumbres más altas de la ignorancia supina cuando desconocen que el Tribunal Constitucional desde hace casi 40 años (desde su puesta en funcionamiento) ha reiterado que “en ningún caso el principio de autonomía puede oponerse al de unidad, sino que es precisamente dentro de éste, donde alcanza su verdadero sentido ” y que acaba de ser traducido por Soraya Sáenz de Santamaría, en román paladín, señalando  que el objetivo de la aplicación del  155 no es suspender la autonomía de Cataluña sino que la misma se ejerza conforme a la Constitución y el Estatuto.

Se acerca la celebración de Halloween  con su famoso: “¿Trato o truco? y que bien podría constituir la tarjeta de visita o la contestación que Carles Puigdemont realizó, ayer lunes, a Mariano Rajoy. El truco vendría representado por la primera petición que constituye, por una parte, una solicitud de trato judicial de favor, integradora de una provocación a la prevaricación; y, por otra parte, una segunda solicitud de una “negociación” ultraonerosa consistente en cesar la aplicaión del Estado de Derecho en Cataluña y sin regresar el gobierno catalán a dicho marco.

El trato vendría reprentado por la segunda petición de la solicitud de una reunión y respecto a ésta, si al separatismo se dice que no se le pueden poner puertas al campo tampoco se las va a poner el Congreso para que cumpla con la obligación que compete a todo aquel que demanda algo y que es demostrar las magnificencias del separatismo y mientras ello no ocurra la llamada verdad formal de Aitor Esteban del quorum de la reforma constitucional (en punto a la soberanía) seguirá siendo una verdad institucional. Obsérvese que las verdades institucionales de nuestra Constitución no son verdades inmutables (frente a las “verdades” inmutables del separatismo) pero su variabilidad debe llevarse a cabo dentro del Estado de Derecho. Aitor Esteban se sumó este pasado miércoles a la moda de decir que en Cataluña no se ha utilizado “ninguna arma” (como si no hubiera pasado nada los días 6 y 7 de septiembre), pero si no ha sucedido nada, ¿por qué ha querido sacar rédito político de la “nada”? Si unimos este hecho de señalar que en Cataluña no se ha utilizado ningún arma los días 6 y 7 de septiembre junto con el gesto despreciativo con el que acompaña cada vez que se refiere a su verdad formal, colocan a Aitor Esteban en los albores de los citados días 6 y 7 de septiembre.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La CatalaNada

Después de declarar Carles Puigdemont, la independencia y a continuación de suspenderla en aras de un diálogo/mediación, se ha querido ver un paso atrás en la deriva separatista o una puerta abierta hacia ese diálogo. Craso error. No hay ningún paso atrás ni siquiera ninguna puerta entreabierta y ello porque el discurso de Carles Puigdemont hay que interpretarlo (en correcta hermeneútica) y dotar de contenido a esa supuesta remisión al diálogo/mediación acudiendo al propio texto del discurso. En éste  (09′ 30” aprox.) se dice ” el gobierno catalán no se desviará ni un milímetro del diálogo, de la tolerancia, del respeto a la discrepancia y de la voluntad negociadora “. Lo que significa que no se desviará ni un milímetro del diálogo/voluntad negociadora desplegada hasta ahora (referéndum,sí; o, referéndum también).

Ada Colau ha señalado “gracias por apostar claramente por el diálogo/mediación”. Ada Colau no se ha enterado ni un milímetro del discurso de Carles Puigdemont (al menos el pasaje del 09′ 30”). Lo de que “el gobierno catalán no se desviará ni un milímetro” realmente  viene a significar y adelantar, es el futuro y próximo ejercicio, en las próximas horas/días, de su derecho a no declarar.

No hay ni plan B ni C ni ningún otro plan. No hay nada de nada. Lo que hay es la CatalaNada: nada de nada nuevo más allá de una indepedencia mantenida pero simplemente diferida y que, por tanto, no tiene ninguna relevancia ad extra sino únicamente ad intra  hacia la población separatista a la que se la empujó hacia un salto de fe y que muy pronto se estrellarán contra el Estado de Derecho).

Si las propuestas de Carles Puigdemont se reducen a la nada (referéndum sí; o, referéndum también), las propuestas de Oriol Junqueras son del tipo plegarias/oraciones (” yo soy una persona buena, no hago mal a nadie, voy a misa “, ergo, debe aceptarse la independencia) y éstas no conforman ningún diálogo político sino lo mismo: nada de nada. Bien podría calificarse a Oriol Junqueras como el padre espiritual de la teología de la “liberación” del pueblo catalán de la “opresión” española.

Siguiendo los tintes “religiosos” de esta deriva, la vía que procede es  la ruta de la  seudorepública al purgatorio y de éste al único reino que existe en este mundo que no es otro que el Reino del Estado de Derecho más allá del reino de la demogagia-”progesista” de un mundo “sin detenciones, inhabilitaciones y sin multas”.

Íñigo Errejón en la mañana de ayer decía “dejemos de hacer como si esto (el problema catalán) no existe” y volvía a insistir en que los ” los grises” (las posiciones supuestamente ecuánimes de Podemos) deben situarse en el diálogo y en el referéndum pactado. La apuesta de Errejón (y , así mismo, la de Pablo Iglesias) por los “grises” le sitúa en el daltonismo político porque el diálogo/referéndum pactado se halla en el extremo más apartado del negro. Lo que verdaderamente “debe dejarse de hacer” es como si el Estado de Derecho no existiese.

Aceptemos, a efectos puramente dialécticos, el playback de Podemos que hubiera que sacar a Rajoy del Gobierno porque fuese inhábil. Lo que también habría que aceptar es que en el mundo de los ciegos (daltonismo profundo de Podemos y la venda en los ojos que se pone Pedro Sánchez demorando hasta el ” in extremis” y a regañadientes el apoyo en las medidas de defensa del Estado de Derecho) el “tuerto” (Mariano Rajoy) es el Rey y, por tanto, quien debe continuar como presidente del Gobierno y conforme a su elección democrática.

La firma del documento, tras el discurso de Puigdemont era la rúbrica de su propia sentencia. El cant dels Segadors más bien parecía una elegía por la muerte política de más de uno, así como unas letanías :Señor, ten piedad; Señor ten misericordia; perdónanos Señor;Santa María Virgen, ruega por nosostros.

Difícilmente se puede dialogar con las propuestas de la nada de la nada: la CatalaNada. Recuérdese el brocardo romano “ex nihilo nihil fit” (nada surge de la nada) y, en consecuencia, ninguna república surge de la nada (seudolegislación catalana de los días 6 y 7 de septiembre).

El gobierno catalán, todavía, está a punto de suspender pero de verdad la maquinaria de la deriva separatista y es insertando el programa de la Ley: el Estado de Derecho.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El separatismo y su escondite

Primeramente se dijo que el Gobierno se esconde tras los jueces y tribunales, posteriormente que se esconde tras las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el último esperpento que acaba de escucharse es que, ahora, se esconde tras la banca (estampida del banco Sabadell y Caixabank). Por definición, sólo se esconde quien acude a un lugar de difícil búsqueda y en un Estado de Derecho no existe lugar más visible que la Ley y los jueces y tribunales actuando éstos no sólo de árbitros sino ilustrando del correcto entendimiento de la norma para una adecuada convivencia y a la que se llega por uno más de los elementos que establece la Constitución y entre los que se halla (en relación al último esperpento) una ordenación financiera pero, asentada y localizada en un mundo real y no en el mundo lunático de la Republica catalana  ni en el anárquico mundo de Podemos “sin detenciones,inhabilitaciones ni multas”. El único que se esconde es quien pretende cobijarse bajo la sombra del separatismo, intento ineficaz frente a los haces de luminosidad y nada de oscuridades ni tinieblas que emite un Estado de Derecho.

Otro no menor de los despropósitos que se dice es que el gobierno catalán se ha ganado por goleada de 6-1 (en relación a seis manifestaciones del separatismo frente a una manifestación de la “mayoría silenciosa” de Cataluña) el derecho a pactar con el Estado. Debe observarse, en primer lugar, que cero (de calidad juridico-política) no arroja una cifra superior a la única manifestación (pero con toda la calidad juridico-política que constituye la Constitución y todos sus resultados en estos 40 años); y, en segundo lugar, que cuando la calidad juridico-política del separatismo es de cero, ello  le obliga a repetir el mismo acto seis y hasta sesenta veces para ver si cuela o engaña a alguien pero cero, más cero más cero, sigue siendo inferior a uno (una manifestación). Cero “elevado a la sexta”, (seis manifestaciones) también, es cero.

De la misma autoría de este penúltimo esperpento es la referencia respecto a que Cataluña nunca ha utilizado ninguna arma. Para la Ley (como árbitro supremo a la que hemos de remitirnos)  además de las armas sanguinarias existen otra multitud de armas como el arma verbal (delito de amenazas) y por lo que aquí respecta debe citarse el arma juridico-política (bodrio juridico-político separatista de los días 6 y 7 de septiembre) explicitada en las diversas tipificaciones penales atentatorias del orden constitucional.

Además, el legislador (entre los diferentes y distintos delitos) no se centra principalmente en el medio empleado  (“arma” en sentido estricto; o, bien, “arma” en el mismo significado de la seudolegislación) como la “ilustrada” cree, sino que el legislador para establecer la graduación de las penas en lo que se fija es en el bien jurídico (la vida, el orden constitucional, etc…) sobre el que se pretende atentar y la estimación del orden constitucional aún siendo inferior a la de la vida (por razones obvias, por ser ésta el bien jurídico nº 1) es, no poco alta y por lo tanto el medio (la seudolegislación) con el que se pretende atentar contra el orden constitucional, merece el calificativo de toda una auténtica arma.

Al terrorismo sanguinario se le superó con el sudor del esfuerzo de todos los españoles y con las lágrimas y dolores de los familiares de las víctimas y al terrorismo juridico-político separatista se le superará, igualmente, con ese mismo sudor del esfuerzo de todos los españoles y con las lágrimas y sufrimientos de la “mayoría silenciosa” de Cataluña (lo de “silenciosa”habrá que decir que sólo hasta ayer).

En esta ocasión, no han aflorado ni Rappel ni Aramis Fuster sino uno de sus delfines como Pedro Sánchez si bien el primero salió de Barcelona “poniendo pies en polvorosa”. ¿ Qué tendrá el separatismo que todos salen huyendo de Cataluña? ¿ Qué tendrá el separatismo que une hasta Pablo Iglesias y a la banca en su huida? Nada bueno:las distintas pero nefastas consecuencias, para uno y otro, del  separatismo.

Pedro Sánchez ha agradecido a Josep Borrell su “firme compromiso” a favor de una Cataluña integradora en el discurso pronunciado al término de la manifestación de la “mayoría silenciosa”  de ayer en Barcelona. Obsérvese que Pedro Sánchez habla de “firmeza” (y, sobre todo, de cálido habría que añadir) en el discurso de Josep Borell y ello es curioso porque ¿dónde está la fortaleza que dice que ha adquirido Pedro Sánchez en los últimos meses?

¿No será, más bien, que el único que se esconde es Pedro Sánchez con un nada “firme compromiso” reduciéndose a un tibio, tenue, genérico y oscilante apoyo al Gobierno frente a la determinación del otrora glorioso PSOE: Felipe González, Alfonso Guerra, Josep Borrell y una parte arrinconada del actual PSOE? No se puede lidiar con el separatismo desde la barrera como pretende Pedro Sánchez esperando a pronunciarse hasta el día después o instantes después de que lo haga Carles Puigdemont. Pedro Sánchez debería aprender de la madurez firmemente conservada de los gloriosos citados y no persistir en su niñez-adulta que es la que le hace ser el delfín de Pablo Iglesias.

Por su parte, se le ha objetado al Gobierno la lentitud, especialmente, en la adopción de las últimas medidas pero, si en estos mismos momentos, el principal apoyo que se debería tener como es el PSOE, sale éste con  peteneras de reprobaciones a la vicepresidenta del Gobierno, ¿qué no menos habría dicho, tiempo atrás?

El Estado de Derecho dispone de elementos más que suficientes para desbaratar  cualquier infraestuctura y máxime si es de tipo “pandillero” como la que nos enfrentamos pero el uso de estos elementos si no se hace con el apoyo de tus “socios” ello conlleva que estos se unan a los “no-socios” de siempre y de todos (la demagogia-”progresista”).

Y respecto del diálogo tan cacareado, quien está enfermo político-mentalmente más que exigir un diálogo y automedicarse con propuestas la menos de las veces altamente tendenciosas, lo que procede es una cura de tiempo a través del lapso de tiempo de unas elecciones autonómicas.

Más que de diálogo habría que referirse más propiamente a unas simples conversaciones/encuentros porque lo que es preciso para mejorar desde un punto objetivo la adecuada convivencia tiene su sobrada cabida en los citados encuentros salvo que se quiera acudir a un diálogo/macrodiálogo para echar por tierra, mar y aire lo conseguido en 40 años.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cataluña y los tambores de Teruel

Gabriel Rufián espetó a Mariano Rajoy : “Sáque sus sucias manos de las instituciones catalanas”. Los vientos políticos provocados por dicho “iluminado” y la pléyade del gobierno catalán hacen que sus sucias palabras se le estampen en su propia cara. En efecto, las instituciones no-políticas (en cierto modo, también políticas) más representativas de Cataluña no sólo han sacado sus manos sino hasta sus mismas entrañas de Cataluña (sedes sociales y, por tanto, la celebración de sus juntas generales y la reunión de sus consejos de administración).

Si las no menos sucias palabras de Carles Puigdemont a S.M. el Rey fueron la última línea de no-retorno del gobierno catalán, las decisiones del banco Sabadell y de Caixabank de trasladar sus sedes constituyen la losa definitiva al foso que el propio separatismo había cavado.

Ingenuamente se dice que si no hubiera declaración unilateral de independencia podrían reconsiderar dichas empresas, en el futuro, tales decisiones. Es ingenuo pensarlo porque aunque admitiéramos tal posibilidad a efectos puramente dialécticos, el separatismo tiene que saber que el más mínimo conato futuro de segregación conllevaría el mismo efecto: sacar de Cataluña no sólo manos y pies sino hasta las mismas entrañas.

Acaba de indicar Artur Mas que Cataluña no está preparada para el separatismo porque aún le faltan determinados elementos para ello y, entre los que cita, destaca el no disponer de una administración de justicia que respete la “legalidad” catalana. Indirecta y veladamente, con este dato de la administración de justicia, está diciendo que Cataluña nunca podrá independizarse porque,indudablemente, lo que no está en el Estado de Derecho (seudolegislación catalana) no existe en el mundo real.

Además,  al señalar que faltan otros elementos fundamentales para llegar al separatismo, está dando a entender que han empezado la casa por la ventana pero es que aunque quisieran iniciar la casa del separatismo por el suelo éste tiene un precio que es prohibitivo para el independentismo que es el quorum de una reforma constitucional a tal efecto.

Se dice también que no se puede remitir el problema catalán a los tribunales y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En el mundo real son estos los brazos de los que se articula el organismo del Estado de Derecho. En el mundo marciano del separatismo o en el mundo fantasioso de Podemos sus organismos no se sabe qué mágicas articulaciones tendrán pero no son aptas en el mundo real sino exclusivamente en su mundo irreal.

Lo que caracteriza la lunática República catalana es el hecho de ser la antítesis de la República por excelencia que fue la República de la Roma Clásica y si algo caracterizaba al ciudadano romano era su practicidad y ésta brilla por su ausencia en el separatismo catalán.

Si la CUP escenificó un video promocional dando por finalizado con éxito el camino del separatismo (representado por la colisión  de la furgoneta hacia el barranco), el golpetazo de verdad (y no puramente metafórico) al separatismo se lo han dado las propias instituciones catalanas. En ese video se decía que ahora empieza la alegría y el mambo. La alegría ha cambiado completamente de bando. El mambo es un baile originariamente africano, derivadamente cubano y subderivadamente puede ser cualquier cosa. Por lo tanto, el mambo genuino requiere de una agilidad física que si careces de ella y además careces de agilidad (léase, claridad) política te das de bruces y te das un buen mamporro. El mambo catalán es el mamporro catalán. Si Aznar decía que hablaba catalán en la intimidad, mejor sería que algunos bailen el mambo catalán también en la intimidad sino quieren seguir haciendo el payaso.

Hablando de mambos, y por similitud fonética ello trae a la memoria los célebres bombos y entre estos se hallan los tambores de Teruel. Quizás debería haber una breve, puntual y no menos testimonial aparición (por el momento no menos excepcional que vivimos) de los tambores de la llamada “ruta del tambor” de Teruel (Calanda, Híjar, La Puebla de Híjar,….) como la manifestación/concentración más sonora  en apoyo del Estado de Derecho del Estado español y dígase lo mismo de los demás elementos folklóricos más representativos de cada lugar de España y con la misma finalidad de apoyo a la unidad de España.

Si el martes 10 de octubre, Carles Puigdemont retrocede en su deriva separatista en aras de un diálogo o remitiendo a una mediación, ni que decir tiene que ésta no puede versar sobre elementos sobre los que las partes no tienen su disponibilidad y el Gobierno de España no tiene la referida disponibilidad sobre la soberanía nacional sino que ésta recae en la totalidad de los ciudadanos españoles.

Además, si el gobierno catalán no tiene la madurez política para representarse a sí mismo, no debe por ello delegar su responsabilidad en ningún mediador sino esperar en alcanzar dicha madurez a través de unas nuevas elecciones autonómicas

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cataluña y el juego de la Oca

” Cataluña y el juego de la Oca”:

Recientemente ha aparecido en los medios de comunicación audiovisuales un anuncio de la fundación Reina Sofía que versa sobre la historia de un niño (no se dice que sea simpatizante de Podemos pero dado que la escena transcurre en un mundo fantasioso, bien podría ser; e, igualmente, el niño dada su corta edad física y  correlativamente limitada mentalidad vendría a representar a determinada parte de la población catalana) que junto a su abuelo (que representaría a Carles Puigdemont y su gobierno) se embarcan en la construcción de un cohete (léase, la legislación express ad hoc de los días 6 y 7 de septiembre) que es de juguete (léase, el bodrio tecnico-jurídico de la referida normativa ) para ir a la Luna (léase, la República catalana) y que conforme pasa el tiempo y el niño ya no es tan niño, el abuelo (Carles Puigdemont ) continúa, él y su entorno, asintiéndole : la no-realidad.

Llega un momento en que quien ya no es tan niño cree que lo tiene terminado (léase,  con el referéndum del juego de “la Oca y tiro porque me toca”: voto en un colegio y a continuación voto en otro colegio) el cohete (el desarrollo de la legislación ad hoc) y observa que su abuelo se ha “ido” (le ha aparecido el alzhéimer) y ello le hace ver la irrealidad del viaje a la Luna (léase, la Repúlica catalana).

En cambio, en el caso catalán, determinada población catalana no se ha percatado que su abuelo (Carles Puigdemont y su gobierno) se ha “ido” completamente con sus referencias a S.M. Felipe VI.

El cohete de la legislación express ad hoc que pretendía llegar a la Luna de la República catalana ha empezado por estrellarse e incendiar determinadas señas de identidad catalanas (al menos en sus aspectos burocráticos y por algo se empieza).

Lo que el cine no ha conseguido, lo ha conseguido la realidad. Del coloso en llamas hemos pasado a dos colosos en llamas (en sus aspectos de organigrama) como son el banco Sabadell y parece que también Caixabank.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Carles Puigdemont y el Derecho Penitenciario

El dato que se está señalando como uno de los más destacados de la intervención de Carles Puigdemont en réplica a la de S.M. Felipe VI, es su referencia al “así, no”;  y, correlativamente, lo que habría que indicarle es que “así, todavía menos”. Hay otro dato  mucho más relevante y es cuando se dirige a S.M. el Rey diciéndole “en el lenguaje que sé que conoce”. A ello debe respondérsele a Carles Puigdemont que el lenguaje que parece no conocer pero que muy pronto va a conocer (así como otra multitud de personas) es el lenguaje  de  “dura lex, sed lex” (dura, durísima e implacable ley, pero ley) y cuando se dice “dura ley” no se refiere sólo al estrecho margen en la graduación de la pena que la ley confiere a los jueces y tribunales ni a la expeditividad de la totalidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sino también y, sobre todo, hasta la “dura ley” del Derecho Penitenciario y este último igualmente dentro del Estado de Derecho.

Se dice también que se debe “tender puentes”. ¿Qué puentes? Para tender puentes, ambos lados tienen que estar nivelados y es lo que no ocurre en el lado catalán cuando éste se halla completamente hundido. ¿Qué puente se puede trazar hacia la sima política más profunda?  En el mundo imaginario en el que vive Podemos quizás se pueda trazar este fantasioso puente pero no en el mundo real. En éste, lo que procede es fletar un remolcador para que saque a Cataluña de esa sima política y aún queda un brevísimo instante para que no toque fondo porque sería ya irremediable. El remolcador no es otro que la íntegra aplicación del conjunto de los elementos de los que se compone el Estado de Derecho y entre estos se hallan las FCSE  para que Cataluña retorne al puerto de la convivencia que es la Constitución.

Las últimas intervenciones de Pablo Iglesias e Irene Montero como portavoz asumiendo posiciones de oráculos con mágicas propuestas de asambleas de parlamentarios en pro de un derecho inexistente así como  un llamamiento a la mediación, lo que evidencia es la aparición en la vida política española de los nuevos Rappel y Aramis Fuster. En el mundo de Aladino de Podemos “sin detenciones, inhabilitaciones ni multas” puede que haya oráculos pero en la vida real no existen. Quienes acuden a estos llamamientos se constituyen en los usuarios políticos de las líneas de tarifación adicional.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Policía, la Guardia Civil y el catalunímetro”

La batalla contra el separatismo será ardua si se escuchan declaraciones deleznables e hipócritas de resaltar que se va a debatir el problema catalán en la Unión Europea antes que España. Lo que verdaderamente se debe resaltar es que en el momento más crucial de la existencia del Estado español, el PSOE como primera fuerza de la oposición antepone los intereses de partido a los intereses del Estado cuando no adopta una actitud del más rotundo, enérgico y sobre todo ininterrumpido apoyo al Gobierno en la defensa del Estado desviando lo que debería ser el comportamiento de un verdadero partido constitucionalista hacia demagogias tendenciosamente electorales de extralimitación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) solicitando la reprobación de la vicepresidenta del Gobierno. Lo que trasluce esta falta de apoyo sin fisuras al Gobierno es que no tanto el PSOE sino Pedro Sánchez es una marioneta de Pablo Iglesias. Si, ahora, ya lo es ¿cuánto más lo sería en un Gobierno PSOE-Podemos? Si hay alguien que se escuda en algo o en alguien es, únicamente, Pedro Sánchez en Pablo Iglesias.

Un atisbo de querer salir del cascarón de la niñez de “niños grandes” se observa en Alberto Garzón cuando dice (contradiciendo a Pablo Iglesias) que no cree que deba acudirse a una mediación internacional para resolver el problema catalán porque somos lo suficiente adultos para resolverlo nosotros mismos. No obstante, otros además de Pablo Iglesias persisten en su niñez-adulta como Irene Montero por atribuir responsabilidad al Gobierno  por echar a las FCSE contra los ciudadanos. Nadie ha echado, ni en el 1-0 ni nunca, a las FCSE contra los ciudadanos porque dichas FCSE no están ancladas en la niñez y son lo suficientemente maduras y mayorcitas. Lo que ha ocurrido el 1-0 es que determinada parte de la población catalana ha actuado como marionetas del gobierno catalán confrontándose a las FCSE  e impidiendo a éstas el cumplimiento de los mandatos judiciales. Si se vive como vive Podemos en un mudo al revés (“sin detenciones, inhabilitaciones y sin sanciones”), no es extraño que te encuentres con más de un revés.

La batalla contra el terrorismo jurídico-político terminará quedando el gobierno catalán atrapado en esa telaraña que ha tejido con los hilos de parte de los ciudadanos catalanes que utiliza como marionetas en su hoja de ruta sin rumbo político alguno porque no hay más referente que la brújula de nuestra Constitución que nos ha indicado sin margen de error la dirección exacta conducente hacia una adecuada convivencia. Quien viaja y vaga y arrastra consigo a otros en la ruta de la gran mentira jamás contada sin sometimiento al Estado de Derecho y en la más absoluta de las oscuridades dentro de su fanatismo “ilustrado” (“ningún juez puede inhabilitarme”), su final de ruta será algo bastante más sólido que unos hilos como son unos barrotes.

Respecto a los sucesos ocurridos el 1-0, convendría referirse a todos aquellos que dificultan e impiden el ejercicio de las funciones encomendadas a los agentes de las FCSE. Existe un primer grupo de “listos” que deben ser los únicos que no deben saber que las FCSE están plenamente legitimadas para el uso de la fuerza (proporcional) para el ejercicio del cumplimiento de sus funciones. Quizás sea que también deben ser los únicos que no deben saber reconocer a las FCSE por sus uniformes. En ambos casos, es un error inexcusable. Cuando las FCSE salen a la calle (no en función de patrulla) se les debe dejar el paso, para el cumplimiento del específico servicio encomendado, completamente expedito de la misma manera que hay que abrir el paso a una ambulancia en servicio de urgencia. Y cuando se dice que se les debe dejar el paso completamente expedito ello incluye al segundo grupo de “listos” y que son los que dicen que: “no estaba haciendo nada, sólo estaba mirando”. ¿Es que se creen, este otro grupo de “listos”, que las FCSE son unas vedettes que salen a la vía pública para exhibirse? Si todos hiciéramos lo mismo de acudir a la vía pública a ese “sólo mirar” se formaría un muro al desempeño de las funciones de las FCSE mayor aún que el ocasionado por quienes van decididamente a ello.

Ante unas personas que hallan sentadas en el suelo y persisten en obstruir e impedir a las FCSE su servicio ¿existe alguna falta de proporcionalidad en arrastraslas como primera medida?  ¿Quizá habría que cantarles una nana como a Ada Colau? Probablemente la táctica de muchos de los Mozos sería la de cantarles lo de “clavelina, clavelina…”  por las muchas rosas/claveles que recogen y es en lo que principalmente parece que  se dedican durante su servicio en lugar de cumplir las resoluciones judiciales. Afortunadamente no es esta, la seria profesionalidad del resto de las FCSE. Los Mossos viven en el mundo de Podemos (“sin detenciones”)  pero como se observa es un mundo “sin detenciones”  exclusivamente de los que son sus amigos : los separatistas.

¿Existe alguna falta de proporcionalidad en acceder a un local simplemente rompiendo el cristal? Quizás, a  Ada Colau no le hubiera hecho falta romper el cristal dada la capacidad que tiene para actuar no de perfil sino de extraperfil al ser incapaz de decidir si vota “sí” o vota “no” en el referéndum de las burdas urnas; pero como las FCSE sí que viven en el mundo de la realidad sólo les cabe actuar con el mínimo daño como es  romper un cristal para acceder a un local cerrado.

El exponente más grotesco por parte de los Mossos del incumplimiento  de las resoluciones judiciales lo tenemos en la actitud playera de uno de sus miembros cuando con los dedos pulgares sobre su cintura en plan bananero se coloca debajo de un árbol observando bucólicamnte a los agentes de la Policia Nacional y además haciéndoles observaciones.

Existe un amplio elenco de  calificaciones juridico-penales aplicables tanto a los “listos” del 1-0 como en los asedios a los hoteles  y que son plenamente aptas para recoger el más alto grado de impregnación etílica de fanatismo político que hace que Instituo Nacional de Toxicología debería solicitar al Ministerio de Justicia la licitación de la adquisición de un buen lote de “catalunímetros” para verificar los índices de obcecación política.

Si en los accidentes de tráfico con atropello mortal son  extrañísimos los gestos de perdón por los familiares de las víctimas; en el atropello cometido por el conductor etílico-político de Carles Puigdemont con el arma arrojadiza del vehículo de la seudolegislación ad hoc de los días 6 y 7 de septiembre lo que resulta inaudito es que los propios pasajeros (determinados ciudadanos catalanes) aplaudan al referido conductor tras atropellar al Estado de Derecho por lo que éste tampoco debería de  tener gestos  de perdón en la aplicación con el máximo rigor expeditivo de la totalidad de los elementos que dispone el Estado de Derecho y siempre dentro del mismo. No se hubiera llegado a esta situación si la primera fuerza de la oposición hubiera actuado, como el otrara glorioso PSOE, con una actitud verdaderamente de Estado pero aún se  está a tiempo en un apremiante y perentorio volantazo en su hoja de ruta que parece que conduce, a distancia, Pablo Iglesias.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario