Zinemaldia 2013 (IV): Curar

¿Quién cura a los curanderos? parece haberse preguntado el francés François Dupeyron en su última película, presentada a concurso en la Sección Oficial -donde ya se alzó con el premio en 1999 por ¿Qué es la vida?-. Y para tratar de averiguarlo, en Mon âme per toi guérie (Mi alma por ti curada, en una traducción rápida y literal), presenta a Frédi, un hombre desdichado y solitario que ha heredado de su madre el misterioso don de la sanación a través del método de la imposición de manos, una auténtica carga, en realidad, un marrón. Y se niega a recibir a ningún enfermo porque no quiere tener esa responsabilidad. Hasta que no le queda más remedio.

¿Pero quién cura las heridas del alma de este francés orondo y mirada triste? ¿Quién se encargará de él cuando sufra otro ataque epiléptico en medio de un bar? La respuesta llega de una manera tan original como lo es en sí misma la premisa de esta película, pero tarda, se dilata en exceso, llevado quizá por un empeño esteticista algo exagerado. Pero merece la pena porque finalmente resuena como un canto poético.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *