Miss Escaparate

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que se conmemora cada 8 de marzo, no es una fiesta: es una fecha señalada en nuestro calendario para recordarnos que todavía hay mucho trecho por recorrer en el camino hacia la igualdad. Este año, por lo menos, puedo decir que a ninguno de mis contactos en Facebook o Twitter se le ha ocurrido publicar la ingeniosa pregunta “¿Y qué hay del Día Internacional del Hombre Trabajador?”, y eso para mí representa todo un triunfo. No obstante, he contemplado con asombro cómo muchos de ellos felicitaban a las mujeres por su día (quién sabe si con rijosas intenciones), y muchas de ellas que celebraban que sus compañeros de trabajo las hubieran agasajado con flores o bombones. Una tradición, la del regalo, que desvirtúa por completo el sentido de este día. El mejor detallito que podemos dedicar a nuestras compañeras es tomar conciencia de la causa, que no es solo suya, y luchar junto a ellas.

El pasado domingo La 2 dedicó a la mujer la emisión de Documentos TV con la programación de dos documentales. El primero de ellos, titulado Miss Escaparate, reflexiona sobre la escasa participación de las mujeres en los puestos de poder en Estados Unidos y cuestiona la imagen de ellas que muestran los medios de comunicación de masas de ese país. La prensa, la publicidad, la televisión -desde los informativos a las ficciones- y el cine perpetúan actitudes con respecto a la mujer que se resumen en esta frase que introducía la tesis del programa: “Haga lo que haga una mujer, sean cuáles sean sus logros, su valor sigue dependiendo de su aspecto”. Y el mayor difusor de estereotipos y de comportamientos machistas proviene de Hollywood, que conviene no olvidar que es la industria cinematográfica más influyente del mundo.

Paul Haggis, guionista y director ganador de dos Oscar por Crash, se expresa así de contundente en su única aparición en este documental: “Hubo personajes [femeninos] más interesantes en las décadas de los veinte, treinta y cuarenta. Entonces se permitía a las mujeres personificar todas las contradicciones del ser humano. Eran personajes complejos. Ahora lo que hacemos es encasillarlas. Tendemos a no describir a las mujeres como seres humanos: lo que hacemos son dibujos animados”.

Lo más alarmante de todo esto es la normalidad con la que espectadores y periodistas especializados hemos asumido esta simplificación del rol de la mujer.

Un dato: “Solo un 16 por ciento de los protagonistas de películas son mujeres”.
Y una reflexión de una profesora de Ciencias Políticas de la Universal Occidental College de Los Ángeles, que comparto plenamente: “Las películas de gran difusión suelen ser historias sobre la vida de los hombres. Y luego tenemos un subgénero, las películas de chicas, que tratan sobre la vida de mujeres pero que también giran alrededor de los hombres. La protagonista trata de buscar el amor, casarse y quedarse embarazada”.

Por mi parte, creo que la concienciación comienza por un gesto tan pequeño como señalar en una crítica (o en una reseña o en una entrevista o en un reportaje) un detalle como éste. Y soy consciente de que muchos de mis colegas lo están haciendo, pero debería ser tan preceptivo como valorar la calidad de un guion o la habilidad de la dirección.

Miss Escaparate se puede ver íntegramente en la web de RTVE. 

Para saber más: El cuerpo de las mujeres, una pieza documental de 25 minutos que denunciaba el uso y abuso de la figura femenina en la televisión italiana (en este enlace, con subtítulos en castellano).

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *