Críticas 3 de junio

El árbol, de Julie Bertuccelli. Con Charlotte Gainsbourg, Marton Csokas y Morgana Davies.
Tráiler El árbol.

La respuesta al trauma que produce la muerte de un ser querido no está relacionada tanto con la religión o la espiritualidad, sino más bien con la necesidad de alivio ante el desamparo. Con esa idea arranca El árbol, de la realizadora francesa Julie Bertuccelli -asistente de dirección de autores como Krystof Kieslowski o Bertrand Tavernier-. Simone está convencida de que el espíritu de su padre ha ocupado el inmenso árbol que se alza junto a su casa. Y su madre se aferra a la idea sin tener muy claro cómo salir adelante al cargo de cuatro hijos. Bertuccelli logra, con talento, que el árbol del título sea un personaje activo dentro de la narración, contra el cual los personajes acabarán luchando en una suerte de catártica huida hacia adelante. Charlotte Gainsbourg protagoniza este drama planteado como una mínima y preciosista guía de superación del duelo -desde la negación a la aceptación- con la que es fácil sentirse identificado.

¡Qué dilema!, de Ron Howard. Con Vince Vaughn, Kevin James, Jennifer Connelly y Winona Rider.

Tráiler ¡Qué dilema!

Reconozco que Ron Howard no es santo de mi devoción. No es solo cuestión de que no me parezca especialmente brillante o imaginativo, sino más por la impersonalidad de su trabajo tras la cámara, imposible de identificar, para bien o para mal, e imposible de clasificar. No diría de él que es un artesano, sino más bien el operario autómata de una cadena de montaje que coloca las piezas necesarias para que funcione el producto. Sin embargo, tras adaptar al cine El código Da Vinci, Howard hizo la que considero su mejor película: Frost contra Nixon (2008), un drama político y periodístico elegante, pausado y profundo, que logra crear suspense sobre algo tan poco apasionante como los prolegómenos de una entrevista. Y solo por eso ya se merece un voto de confianza, aunque después perpetrara Ángeles y Demonios, el otro best seller infumable de Dan Brown.

Dicho esto, llegamos al punto en el que se estrena ¡Qué dilema!, y la afronto con pavor, porque tiene pinta de comedieta de chichinabo. Y lo es, pero hay algo más. Es la típica historia de colegas a los que el destino pone a prueba su amistad y su confianza. Un dilema, el del título, que se presenta en un momento en el que ambos, que además son socios de una empresa, se juegan el futuro de su negocio. Y de esta forma descubrimos que Howard es capaz de alternar el drama sentimental con la comedia más descacharrante y desinhibida, logrando que los momentos más delirantes compensen su anodina narrativa. El mérito, sin ninguna duda, tiene que compartirlo con Vince Vaugh, que demuestra sus capacidades interpretativas y la facilidad con la que cambia de registro. Y aunque a Kevin James le viene un poco grande el papel, la recuperada Winona Rider y la siempre estupenda Jennifer Connelly le cubren las espaldas.

La doctrina del caos, de Michael Winterbottom y Mat Whitecross.

Tráiler La doctrina del caos

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos”, clamó Salvador Allende antes de que las tropas golpistas asaltaran el Palacio de La Moneda y le asesinaran (o se suicidara él mismo, ya conocen el debate). Pero la historia se olvida, se transforma, se tergiversa o, directamente, se manipula. No hay más que ver el Diccionario Biográfico Español publicado recientemente por la Real Academia de la Historia. Este documental presenta a la escritora canadiense Naomi Klein exponiendo en varias conferencias su teoría del “capitalismo del desastre” sobre el que se fundamenta su libro La doctrina del shock. Y, precisamente, recurre al caso chileno, que fue de alguna forma el laboratorio sangriento en el que se comenzó a ensayar con la doctrina neoliberal. El shock, dice Klein, nos hace perder el hilo de la historia y nos convierte en una masa vulnerable. El tándem Winterbottom-Whitecross -que ya firmó la interesantísima denuncia a la metodología antiterrorista estadounidense Camino a Guantánamo- complementan el ensayo de Klein con un documental poco ortodoxo, pero profundo y muy entretenido.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *